Móviles

USB-C es aprobado por el Parlamento Europeo como conector universal para 2024: Apple tendrá que adaptarse

Es oficial ahora sí: la Unión Europea y el Parlamento han votado a favor de convertir e USB-C en estándar para dispositivos móviles. Apple está en aprietos.

Apple debe prepararse para un cambio radical con su teléfonos iPhone, ya que muy pronto deberá cambiar su tipo de cargador y cables de conexión para carga.

Se veía venir y finalmente todo se ha cumplido. El Parlamento Europeo finalmente ha votado sobre el proyecto que buscaba imponer al conector USB-C como universal para todos los dispositivos electrónicos de la región.

Desde septiembre de 2021 la iniciativa de ley venía siguiendo el trayecto natural de su recorrido en donde, de salir todo en orden, se impondría como una regulación para el sector en el año 2024.

Se podría decir que desde el primer momento del nacimiento de esta proyecto todas las especulaciones se enfocaron sobre Apple.

Ya que ellos durante años se habían mantenido aferrados a sus cables propietarios, complicando la vida los consumidores por la limitación con el cable de sus cargadores y el conector del dispositivo.

De hecho la ley regulatoria parecería diseñada exclusivamente contra los chicos de Cupertino, considerando que en el sector móvil prácticamente todos los demás dispositivos utilizan el conector USB-C como base universal desde hace años.

Ahora la iniciativa se ha convertido en un futura realidad. La hora ha llegado para Apple.

Conector USB-C será el estándar universal para Europa en 2024

El sitio web oficial del Parlamento Europeo se ha actualizado con todos los pormenores sobre su más reciente votación, en donde han aprobado la normativa para imponer al USB-C como el estándar para la región para el año 2024.

Esta regulación obligará a los fabricantes de smartphones, tablets y cámaras a eventualmente usar un cargador universal para dentro de un par de años.

Pero, como ya señalamos, el principal fabricante que se vería comprometido a implementar un cambio más severo sería Apple.

A grandes rasgos, la legislación aprobada es una modificación de la Directiva de Equipos Radioeléctricos que desde hace años, literalmente, se venía cocinando. Pasando por todos los órganos correspondientes para su aprobación hasta llegar hasta el último eslabón necesario: el Parlamento Europeo.

Para esta regulación la finalidad máxima es que se pueda reducir el volumen de residuos electrónicos en cerca de 11 mil toneladas anuales al utilizar un mismo estándar, a la par que se ahorrarán cerca de 250 millones de Euros entre los consumidores.

En la votación final sobre el proyecto se contabilizaron 602 votos a favor, 13 en contra y 8 abstenciones. Al final los argumentos de Apple para mantenerse con sus puertos no fueron suficientes.

Ahora todo apunta a que, por lo menos en Europa, el iPhone 16 será el último smartphone de Apple sin puerto USB-C.

Tags

Lo Último


Te recomendamos