Móviles

Review del Moto G200 5G: el mejor Moto de su gama en la historia [FW Labs]

Probamos el Moto G200 5G en distintos escenarios y Motorola nos dio algunas sorpresas con el balance de su hardware sumado al nuevo Android 12.

El Moto G200 5G llegó a América Latina con alto grado de expectativas por lo logrado con los modelos más recientes de esta familia G; y tuvimos la suerte de probar una unidad de esta nueva generación aquí en FayerWayer.

Motorola ha hecho las cosas bien en los últimos años, de eso no nos queda duda y las cifras de su posicionamiento reciente en el mercado como una de las marcas más populares en el segmento de gama media lo constata.

Así que al momento de tener este Moto G200 5G entre nuestras manos había una gran serie de incógnitas por despejar sobre su rendimiento real en escenarios cotidianos. Esos a los que se ve expuesto habitualmente en su día a día el usuario promedio al que apunta este producto.

Aquí compartimos nuestra evaluación de esos momentos. Pero antes, demos un breve repaso por el hardware y software del terminal.

Especificaciones técnicas del Moto G200 5G

  • Pantalla: LCD de 6,78 pulgadas con una frecuencia de actualización de 144 Hz.
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 888+ Octa-Core hasta 2.95Ghz.
  • Cámara principal: sensor principal de 108 MP + lente 13 MP + sensor de profundidad de 2MP con zoom óptico (Macro/Gran Angular).
  • Cámara para selfies: 16 MP.
  • Almacenamiento interno: 128 GB (no expansible).
  • Memoria RAM: 8 GB.
  • Batería: 5.000 mAh con carga rápida.
  • Conectividad: NFC, Bluetooth, USB-C, 4G y 5G (sin entrada de 3,5 mm).
  • Sensores: Acelerómetro, Sensor de proximidad, Giroscopio, Reconocimiento Facial, Sensor de Luz Ambiental, Lector de huella lateral.
  • Sistema operativo: Android 11 en la caja, actualizado al configurarse a Android 12.
  • Sonido: Dolby Atmos
  • Colores: Morado Mirage y Azul Glacier.

Desde esa propia lista podemos darnos una idea clara del balance de cualidades que buscaron implementar con este terminal.

La pantalla es de LCD pero su procesador hace posible que la frecuencia de actualización se sienta más moderna en su despliegue gráfico.

Al mismo tiempo que la batería es bestial, soporta redes 5G y tiene una cámara relativamente potente para su segmento.

Como podemos observar en el unboxing el smartphone viene aún con su cargador rápido y una carcasa transparente para proteger su cuerpo.

Como complemento se integra también un gadget muy interesante, el ready fo AIR REMOTE, un adaptador USB-C a HDMI que te ayuda a conectar el Moto G200 5G a cualquier pantalla con ese tipo de entrada para volverla una Smart TV virtualmente.

Gracias al control remoto integrado es posible incluso hacer video llamadas, correr algunos juegos y ejecutar otras funciones. Pero este accesorio ameritara su análisis aparte.

Diseño

El Moto G200 5G cuenta, como ya mencionamos con una pantalla de 6,78 pulgadas, lo que lo vuelve relativamente voluminoso.

Sus dimensiones son de 75.73 mm x 168.07 mm x 8.89 mm y pesa 202 gramos. Si se cuenta con manos pequeñas tal vez exigirá de ambas para operarlo.

Pero en sí su diseño es muy ergonómico, siguiendo la línea estética que ha distinguido a Motorola durante los últimos años.

El material y los acabados son fieles a la gama a la que pertenece, brindando la suficiente sensación de resistencia y durabilidad.

Aunque, cabe destacar, el Moto G200 5G cuenta con un lector de huellas lateral, integrado en el botón de encendido. Quienes estén acostumbrados al lector bajo la pantalla lo echarán de menos.

Tampoco cuenta con conector de 3,5 mm para audífonos. Así que será indispensable utilizar dispositivos de audio bluetooth, lo que podrá ser un detalle a considerar para los amantes de la alta fidelidad en audio.

Rendimiento cotidiano

La genialidad del Moto G200 5G reside en la selección de sus componentes, el procesador Snapdragon 888+ hace posible que la pantalla tenga un desempeño inesperado con su rango de actualización.

En complemento con su memoria RAM y el sistema operativo Android 12 en su estado (casi) puro, tenemos un smartphone que necesita de una verdadera saturación de procesos en segundo plano con demasiadas aplicaciones abiertas para comenzar a presentar detalles de ralentización. Utilizamos el smartphone bajo tres rutinas distintas:

  • Uso moderado - Con Bluetooth y GPS desactivados, pero datos móviles o Wi-Fi activos, sin activar mucho la pantalla, utilizando la función de Pantalla Interactiva para revisar notificaciones.
  • Uso estándar - Datos móviles y Wi-Fi, Bluetooth activo en Android Auto y con audífonos para 2 horas de ejercicio, GPS en función cuando estábamos en la calle, más un episodio de 22 minutos de una serie en HBO Max.
  • Uso rudo - Todo lo del estándar, sin apagar nunca el GPS, más una hora de streaming de música a un sistema de sonido por Bluetooth y una sesión de juegos móviles varios.

En todas las variables no se redujo la frecuencia de actualización de la pantalla, lo que aumentaría considerablemente la autonomía del terminal. Al final esto fue lo que duró la batería de 5.000 mAh en cada sesión:

  • Uso moderado: 46 horas.
  • Uso estándar: 24 a 36 horas.
  • Uso rudo: 11 horas.

En un día común de labores, con un poco de carga al reproducir multimedia de streaming, el teléfono puede durar un día completo sin complicaciones.

Incluso una noche se dejó reproduciendo 8 horas de podcasts ya descargados previamente en Spotify y sobrevivió al siguiente día, sin completar las 24 horas de vida pero sí acumuló 19 horas entre una carga y la otra.

El promedio de apps abiertas en segundo plano para que el teléfono empiece a trabarse es de 10 corriendo simultáneas. Así que en general tenemos un teléfono con un desempeño bastante bueno.

Cámara en foto y video: el punto a considerar

Antes de abordar el tema de la cámara es necesario señalar que quien redacta estas líneas viene de 5 años utilizando de forma habitual smartphones Huawei de gama alta con cámaras Leica; y que el último Motorola que probó fue un Moto One Zoom que contaba con una configuración especial dedicada a la fotografía con cuatro lentes.

Dicho lo anterior, los terminales de esta marca durante años habían destacado en todos los terrenos arriba analizados y muchos otros, pero teniendo siempre como talón de Aquiles la cámara.

Afortunadamente desde hace un par de años Motorola ha dado pasos agigantados mejorando la calidad de captura en sus cámaras y eso se hace sentir con el Moto G200 5G.

Sin embargo, la app nativa de la cámara de Motorola es bastante básica en sus controles, el máximo ejemplo lo encontramos al intentar manipular el zoom de captura de foto que es algo complicado de ajustar a una cifra cerrada de 2X, 3X, 5X, etc.

De igual modo al activar la app de cámara la resolución configurada por defecto es la de 13 MP, potenciada por una Inteligencia Artificial que puede detectar escenarios y mejorar los retratos según lo que captura.

Activar el sensor de 108 MP exige un par de taps extra o configurar el acceso directo en el menú rápido de la cámara, la definición de la imagen es brutal, sobre todo para separar objetos por profundidades sin desenfocar demasiado, aunque la imagen no puede ser mejorada por la IA.

Ahí a simple vista, desde la pantalla del smartphone los resultados son muy similares entre ambos sensores. Pero en todos los casos el lente de 108 MP daba capturas más robustas y profesionales. Aquí algunos ejemplos probando distintos modos.

Modo Escena 13 MP vs. Lente Ultra Wide en Modo Escena - Lago Talpa de Allende

Activar el Modo Escena para que la IA mejore la imagen en tiempo real ayuda a potenciar las imágenes, sobre todo en escenarios, paisajes o situaciones fijas sin mucho movimiento. Si se combina con el lente adecuado se logran grandes retratos:

Pasillo Murales - Talpa de Allende

En la primera imagen se captura la fotografía con el Modo Escena Activado. En la segunda se desactiva el Modo Escena. La tercera es una captura de pantalla de la fotografía con el sensor de 108 MP:

Fotografía de alimentos - Desayuno y merienda

En la primera imagen se muestra la comida con el Modo Escena activado por la IA. En la segunda imagen de cada platillo se muestra una captura de pantalla de la fotografía con el sensor de 108 MP:

Prueba de zoom - Concierto y paseo turístico

Utilizar zoom en un concierto puede ser muy problemático, la iluminación cambia de manera constante y el artista está en constante movimiento. Utilizamos al Moto G200 5G en un concierto de jazz de Hiromi Uehara y esos fueron los resultados al fotografiarla con el zoom:

Los resultados son variables y es necesario realizar varias tomas antes de lograr un retrato bueno con el zoom. La artista se encontraba a aproximadamente poco menos de 15 metros de distancia. En escenarios más controlados con buena iluminación el zoom trabaja mejor:

Retratos - Cámara de selfies vs. Cámara trasera

En general la cámara frontal para selfies presenta un desempeño bueno, con efecto de difuminado al fondo y retoques básicos, cero artificiales sobre el rostro. La cámara trasera sin embargo toma la fotografía aún más desnuda en su modo retrato, con menos difuminado y tonalidades más contrastantes:

Modo nocturno - Moto G200 5G vs. Huawei P30

El Huawei P30 es un smartphone que salió al mercado el año 2019, fue el terminal que tuvimos a la mano para hacer una prueba comparativa del modo nocturno del Moto G200 5G. Aquí encontramos que el sensor Leica resultó más preciso y eficiente.

Ambas imágenes se capturaron en iguales condiciones de baja iluminación en un estudio con cortinas black-out :

Fotos con el lente macro

Aquí encontramos muy buenos resultados, de modo que el smartphone es ideal para retratar cosas con poca distancia de por medio, siempre y cuando no se utilice el modo nocturno:

Pruebas de video - Concierto, estabilizador y toma sin movimiento

El Moto G200 5G demostró tener una cámara de video sorprendentemente buena. En movimiento sin aplicar zoom el estabilizador trabaja bastante bien, en paneo o sin movimiento la imagen captura gran detalle y en el entorno más complicado, un concierto, logra videos de impacto para visualizarse en pantallas móviles, incluso aplicando zoom:

Conclusiones

El Moto G200 5G es un smartphone más que recomendable para el usuario promedio que busca alta duración de la batería, la oportunidad de disfrutar juegos móviles, servicios de streaming y redes sociales sin que eso implique colapsar el rendimiento del dispositivo.

Si la calidad máxima en fotografía es un imperativo y se cuenta con un mayor presupuesto tal vez existe la posibilidad de que se encuentren opciones más robustas en una gama más alta y costosa.

Pero para el rango al que pertenece podemos decir que este smartphone es el mejor modelo que ha tenido la familia Moto G en toda su historia.

En general los colores de las fotos que captura el Moto G200 5G se sienten reales, sin distorsiones, ni saturaciones exageradas.

Los colores no pecan de ser demasiado intensos y el control de captura en escenarios ha mejorado considerablemente aunque le queda un trecho por pulir.

Nada que no se arregle descargando la APK de la app nativa de cámara del Pixel.

Aunque hay escenarios en donde el Moto One Zoom se siente más potente, por sus cuatro sensores, incluyendo un zoom óptico 3X. Pero en la gran mayoría en escenarios comunes se topará con resultados gratos y excepcionales con la cámara.

El resto del hardware es un balance bastante óptimo que garantiza una experiencia grata para el usuario promedio.

Al final por la relación entre el costo y el desempeño el Moto G200 5G es más que recomendable. Su precio actual en México es de MXN $13.999 a través de la Moto Store.

Tags

Lo Último


Te recomendamos