Internet

Conflicto de intereses en OpenAI: La millonaria inversión de Sam Altman que podría explicar su despido de la compañía

Un nuevo capítulo para la mediática trama.

ChatGPT y la gran mentira sobre la Inteligencia Artificial, según Sam Altman [FW Opinión]

La reciente salida y posterior regreso del CEO de OpenAI, Sam Altman, ha generado un sinfín de especulaciones.

Desde la posibilidad de una inteligencia artificial peligrosa hasta conflictos internos, lo cierto es que este drama puso en la palestra la controvertida operación de la empresa detrás de ChatGPT.

¿Las inversiones de Altman influyeron en su despido?

Una reciente investigación arrojó luces sobre la inesperada situación que habría llevado a OpenAI a tener dos CEO’s interinos en menos de una semana.

Recomendados

De acuerdo a Wired, la compañía firmó una carta de intención para invertir 51 millones de dólares en chips de inteligencia artificial de Rain AI, una startup donde Altman ya tenía inversiones personales.

Esto claramente plantea cuestionamientos éticos sobre el interés financiero de Altman en una empresa que recibiría financiamiento de OpenAI, añadiendo más tinta al mediático conflicto.

La labor de Rain AI

Rain AI, con sede en San Francisco, es una startup que busca emular funciones del cerebro humano mediante un chip de computador, denominados “unidades de procesamiento neuromórfico”.

Los documentos compartidos por el medio citado, revelan que Altman ya había invertido más de 1 millón de dólares en la empresa antes de la carta de intención.

Consultados al respecto, desde OpenAI mencionaron a Wired haber firmado una carta de intención no vinculante hace más de cuatro años, y aunque no han avanzado más allá de eso, expresaron su disposición a futuras conversaciones con Rain.

El extraño despido de Sam Altman

La relación entre las inversiones personales de Altman y OpenAI adquiere relevancia si analizamos su destitución y posterior reincorporación a OpenAI.

Recordemos que tras su despido, la junta directiva señaló que esto se debía a que Altman no fue consistentemente sincero en sus comunicaciones, obstaculizando sus responsabilidades.

Eso sí, este episodio también destaca la competencia por dominar los chips de inteligencia artificial en la industria, con empresas como OpenAI y Google en busca activa de hardwares para impulsar modelos de IA más avanzados.

Aunque Altman fue despedido, el impacto de sus inversiones personales en esta situación aún está por determinarse, dejando un rastro de incertidumbre en medio del caos reciente que ha afectado a OpenAI.

Tags

Lo Último


Te recomendamos