Internet

La Técnica de los cuatro cubos, ¿uno de los grandes secretos de Bill Gates?

Se dice que Bill Gates ha practicado la Técnica de los cuatro cubos y que resultó clave en su manejo del tiempo. ¿En qué consiste?

Bill Gates

A Bill Gates le atribuyen varios métodos de trabajo, descubrimientos, sucesos o hechos (positivos o negativos). Nos enfocamos en el primer caso: uno de los grandes secretos del magnate sería la aplicación de la Técnica de los cuatro cubos.

El objetivo: el manejo del tiempo.

Cal Newport, un profesor de Georgetown, ha analizado la labor de Gates desde su aparición en la palestra tecnológica, en los años 70. Newport indica que Gates aplicó la técnica del trabajo profundo, basándose en una anécdota contada por su socio, Paul Allen, y reseñada por Walter Isaacson.

Imagen del multimillonario en 2019.

Según esta, Gates se quedaba dormido en su escritorio, “en medio de una línea de código”.

“Después de dormitar una o dos horas, abría los ojos, miraba la pantalla con los ojos entrecerrados, parpadeaba dos veces y reanudaba exactamente donde lo había dejado. Era una hazaña prodigiosa de concentración”, escribió Isaacson en 2013.

Newport señala que es un ejemplo perfecto del “trabajo profundo”.

¿En qué consiste esto? En “actividades profesionales realizadas en un estado de concentración sin distracciones que llevan sus capacidades cognitivas al límite (que luego) crean un nuevo valor, mejoran su habilidad y son difíciles de duplicar”.

“La mente de Allen revoloteaba entre muchas ideas y pasiones, pero Gates era un obsesivo en serie”.

La inspiración de Bill Gates en la Técnica de los cuatro cubos

Con base en esta temática, el escritor Omar Itani construyó la Técnica de los cuatro cubos. Es decir, observando, analizando a Bill Gates, estableció esta regla.

Itani envía cada dos domingos el boletín The Optimist, para creativos curiosos “sobre el éxito, el crecimiento personal y el diseño de vida intencional”.

Vamos a los cuatro cubos.

Vía Omar Itani

De acuerdo con esto, se dividen las horas de trabajo disponibles en cuatro cubos, dedicando el 25% del horario a cada uno.

Los cubos son:

  • Lo que quiero hacer.
  • Lo que tengo que hacer.
  • Lo que necesito hacer.
  • Lo que puedo hacer.

Así, la persona va dividiendo su labor y su modo de vida, el día a día. Sin mayores complicaciones, con el fin de ser cada vez más proactivo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos