Internet

Bill Gates: ¿Cómo es trabajar con el magnate de Microsoft?

“Es la idea más estúpida que he escuchado”, era el slogan de Bill Gates, según varios de sus antiguos empleados.

La explosividad de Bill Gates como jefe de Microsoft era tremenda.

“Ciertamente, no era un amor cuando dirigía Microsoft”. Estas palabras pertenecen a Bill Gates, durante una entrevista con Dax Shepard para el podcast Armchair Expert, difundida por CNBC. Trabajar con el magnate era un auténtico dolor de cabeza, pero daba sus resultados, y en el tiempo están presentes.

La intensidad del multimillonario puede ser similar a la de muchos otros personajes, como su archirrival Elon Musk o Jeff Bezos (aunque no tanto a la altura del explosivo Steve Jobs, de acuerdo con Gates). Pero el magnate se justifica: “Nunca les pedí (a los empleados de Microsoft) que trabajaran más duro, o que fueran más duros con sus errores, de lo que fui conmigo mismo”.

Imagen del multimillonario en 2019.

“No lo perdona por completo, pero al menos muestra de dónde vienes, que al menos estás proyectando tus propios valores y tratando de que todos sean tan duros como tú”, agrega Gates.

Y, si alguno no aguantaba sus gritos o malos tratos, o sus correos incendiarios a media noche, pues tenía la puerta de salida disponible.

Un personaje crítico, sarcástico e hiriente

En 1993, el libro Hard Drive: Bill Gates and the Making of the Microsoft Empire, se relataba cómo el magnate, con crítica y sarcasmo, trataba a sus trabajadores. Algunos programadores recibían notas nocturnas de Gates informándoles que su trabajo “contenía el fragmento de código más estúpido jamás escrito”.

En su juventud, creó Microsoft.

El portal iProUp señala una serie de anécdotas sobre la forma de ser de Gates al frente de Microsoft:

  • Insultaba y reprendía a sus subordinados, y el eslogan del CEO era: “Es la idea más estúpida que he escuchado”.
  • Vigilaba a los trabajadores memorizando las matrículas de sus vehículos.
  • Intentó diluir la participación de Paul Allen, cofundador de la empresa, al considerarlo improductivo… mientras lidiaba con su primer diagnóstico de cáncer.

Bob Herbold, antiguo ejecutivo de Microsoft, cuenta en una entrevista de 2011 con Barry Moltz para American Express que “cuando teníamos reseñas de negocios o revisábamos un proyecto importante y cosas por el estilo, Bill requería que la primera diapositiva de la plataforma fueran los detalles completos y minuciosos, no lo más resaltante, sino todo lo de alrededor”.

“En otras palabras, lo que no va bien y tendería a centrar toda la reunión en la primera diapositiva, que son los puntos bajos, que es lo que debería estar haciendo”, agrega Herbold.

Bill Gates, el Michael Jordan de Microsoft

Gates, en la entrevista con Shepard, es comparado con Michael Jordan. En el documental de Netflix, The Last Dance, se revela a un Jordan tiránico con sus compañeros de los Bulls. Sus excompañeros llegaron a definirlo como un “imbécil”.

Pero los resultados estaban a la vista: los seis anillos ganados por el equipo de Chicago se obtuvieron gracias a ese Jordan arrogante, exigente e intenso.

¿Era un líder valiente? Responde Herbold, basándose en los logros de Microsoft con Gates al frente.

Imagen del multimillonario en 2019.

“Mucho. Si piensa en el cambio de un sistema operativo de 16 bits a un sistema operativo de 32 bits, hablaré de tecnología por un momento aquí, pero el hecho es que aumentó considerablemente la capacidad de una PC en 1995/96 cuando fue lanzó y tuvo mucho, mucho éxito. Eso es realmente lo que puso a Windows en el mapa: el sólido desempeño de Windows 95, en mi opinión”.

“De todos modos, una decisión audaz porque estás tomando la franquicia y moviéndola a una plataforma tecnológica diferente y tienes que hacer que sea un éxito”, añade Herbold, que compara a Microsoft con las dudas que afectaron a Nokia e IBM.

¿Un acosador sexual?

Pero, más allá de lo laboral, Gates también protagonizó situaciones criticables con compañeras. Eran muchas las trabajadoras a las que invitaba a cenar constantemente, lo que hoy podía ser un sinónimo de acoso sexual.

Lo defiende una antigua ejecutiva: “No sabe cómo bromear de verdad ni cómo conectar con la gente. Si te decía que le gustaba tu pelo, no intentaba coquetear contigo. Simplemente le gustaba tu pelo”.

Del magnate también se señala que asistía a clubes de striptease, que tuvo una relación con una ejecutiva de la compañía y que era muy cercano al depredador sexual convicto, el hoy fallecido Jeffrey Epstein, lo que se convirtió en una de las razones del divorcio con Melinda French.

Otra persona, actual empleado de Microsoft, resume: “Es un ser un humano incómodo en lo que respecta a las interacciones sociales”.

El Gates del presente es radicalmente distinto al del pasado. En palabras del propio multimillonario: “Ahora que soy mayor, creo que soy más sutil a la hora de motivar a la gente sin tener que esforzarme tanto. Tenía 20 años (cuando se lanzó Microsoft), así que creo que soy un poco mejor en eso”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos