Internet

Microsoft Defender reporta, fallos y alto uso de memoria en última actualización de Windows 10

Microsoft Defender for Endpoint tendría serios problemas tras su más reciente actualización provocando el mal funcionamiento de equipos donde corre.

Microsoft Defender es, nos guste o no, muchas veces la única herramienta con la que cuentan los equipos que corren sobre Windows 10 y otras versiones del sistema operativo.

Existen amplios reportes relativamente recientes en donde se ha comprobado que Defender no es la plataforma más robusta ni segura para detectar fallos de seguridad o archivos maliciosos.

De hecho, si el programa no está permanentemente conectado a internet, cosa que a veces no es posible bajo situaciones concretas de vulnerabilidad, Defender ha demostrado ser una de las alternativas más endebles.

Pero ese no sería el único problema del programa, ya que al parecer su más reciente actualización traería otros defectos que llevarían incluso a congelar la computadora donde está instalado.

Microsoft Defender for Endpoint para Windows 10 no está funcionando

No es muy conocido entre los usuarios de hogar, pero Microsoft cuenta con una versión especial de este antivirus para empresas que cuenten con una red amplia de computadoras operando o que desarrollan proyectos de software concretos.

Defender for Endpoint busca ser una solución funcional para los administradores y responsables de la seguridad de empresas medianas o grandes.

Pero ahora, con la más reciente actualización para Windows 10 20H2 algunos usuarios están reportando una serie importante de fallos:

  • Uso de memoria muy alto.
  • Problema de pantalla negra después de iniciar sesión (retraso de dos minutos o más).
  • Word 2016 y posteriores no se abren o tarda mucho tiempo en abrirse.
  • El Visor de eventos de Windows tarda mucho en mostrar eventos (tanto remotos como locales).

Todo esto se debería en buena medida gracias al proceso del Antimalware Service Executable, mostrado en el administrador de tareas como MsMpEng.exe.

Si han batallado más de alguna ocasión con el consumo de memoria en su computadora sabrán perfectamente que este ejecutable muchas veces es el culpable de consumir buena parte de los recursos del sistema.

Pero parece que tras la última actualización de la plataforma para Windows 10 el asunto simplemente empeoró al grado que no arrancan programas de Office o se congela la computadora por completo.

La mejor solución por el momento consiste en deshabilitar la protección en tiempo real de Microsoft Defender.

Mientras los foros y los sitios especializados siguen apilando reportes en donde se habla de los problemas que sigue detonando el programa.

Lo más obvio es que la compañía libere pronto un parche de actualización para solucionar este problema serio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos