Internet

Preocupación en el Congo por el bombé, una extraña droga artesanal que convierte a las personas en “los zombis de Kinshasa”

El brebaje se basa en un polvo marrón obtenido al triturar una pieza de automóvil.

Mientras el resto del mundo afronta la lucha contra la pandemia del coronavirus COVID-19 y sus variantes, con jornadas de vacunación globales en búsqueda de reducir el número de contagios, la preocupación de la República Democrática del Congo es otra: acabar con el consumo del bombé, una nueva y extraña droga artesanal que convierte a las personas en “los zombis de Kinshasa”, como los catalogan en el país africano.

Kinshasa es la capital del Congo y las autoridades locales se mantienen en zozobra por la creciente popularidad del estupefaciente, que hace que los jóvenes parezcan unos zombis.

Como lo explica el sitio web de Oddity Central en su reporte, la epidemia del consumo de bombé es la propia pandemia del Congo. Su rápida y peligrosa propagación entre los jóvenes y adultos amenaza sus vidas.

“Bombé” es una palabra del idioma lingala, usado en la República Democrática del Congo además del francés, y significa poderoso. El brebaje se basa en un polvo marrón obtenido al triturar el núcleo cerámico de los convertidores catalíticos, una pieza de automóvil diseñada para reducir la emisión de gases tóxicos en los tubos de escape de los vehículos, y mezclado con una variedad de píldoras.

Este polvo pone a los usuarios en un estado casi catatónico, donde permanecerán inmóviles durante horas, a veces días, o simplemente se moverán sin rumbo fijo como zombis, lo que generó el sobrenombre de “los zombis de Kinshasa”.

Una droga muy barata

El mayor problema que enfrentan las autoridades del Congo con el consumo y propagación de esta droga es su precio. Dado que su ingrediente principal es esencialmente material de desecho de una pieza de automóvil usada, el bombé es muy barato, alrededor de 1 dólar por dosis, lo que lo hace ampliamente disponible.

Las consecuencias a largo plazo de su consumo ya sea por inhalar o fumar este polvo marrón son desconocidas. Ni siquiera los jóvenes muestran preocupación por su salud, quienes han descrito su consumo como “un escape de su pobre realidad”, haciendo referencia a su pobreza.

Bombé nos ayuda a olvidarnos de todo. En Occidente tienen cuentas bancarias, yo no tengo nada. Con bombé todo es más fácil”, dijo un consumidor entrevistado por el diario alemán Der Spiegel.

Por su parte, el toxicólogo y profesor Ndelo Di Panzu, habló en Radio Okapi sobre lo que causa esta droga en los jóvenes: “Una vez que lo consumen, los jóvenes se vuelven como zombis. Se instala el estado de inconsciencia, su andar cambia, duermen de pie, comienzan a rascarse los brazos. Su expresión facial también cambia, a veces lloran y a veces se ríen, sin razón aparente”.

Los usuarios de bombé se comportan de forma extraña, ya no son conscientes de la limpieza, por lo que se ensucian todo. Ya no quieren comer, duermen casi todo el día, en cualquier lugar”.

Si bien el bombé no ha sido responsable de ninguna muerte o condición de salud grave hasta ahora, eso es solo porque solo ha existido durante unos meses. Los convertidores catalíticos contienen una variedad de sustancias tóxicas que causan cáncer y metales raros, por lo que los médicos temen que sea solo cuestión de meses antes de que los primeros síntomas graves se manifiesten en los consumidores.

Tags

Lo Último

Te recomendamos