Internet

Investigadores aseguran que adictos están inyectándose sangre humana para drogarse

Además de sangre, las inyecciones tienen sustancias diferentes.

Varios casos de adictos inyectándose sangre en diferentes localidades de Estados Unidos ha llevado a los expertos a investigar sobre este nuevo fenómeno de drogadicción, en el que algunas personas se inyectan sangre humana mezclada con otras sustancias.

En un informe, el sitio web de Popular Science citó algunos casos ocurridos en territorio estadounidense, como el del verano pasado en Bucks, Pelsivania, donde la policía de ese condado detuvo a un hombre que llevaba un frasco de líquido rojo sin marcar. Durante el interrogatorio, el ciudadano 33 años explicó que el frasco contenía sangre humana y fentanilo, un analgésico de 50 a 100 veces más potente que la morfina.

El detenido llamó al líquido BLOOD, todo en mayúsculas, el estilo habitual con el que los adictos y vendedores llaman a esta extraña droga, que fue enviada a la toxicóloga forense Laura Labay, quien analizó el frasco que contenía aproximadamente media cucharada de líquido rojo.

Labay fue entrevistada por Popular Science y aseguró: “Fue lo más extraño. Si miras sangre entera en un tubo de ensayo, es espesa. Esto parecía sangre pero estaba más aguado. Una especie de polvo fino se arremolinaba en su interior y olía a jarabe para la tos”.

El líquido rojo tenía hasta 13 sustancias diferentes

La toxicóloga forense, desde su laboratorio de NMS Labs en Willow Grove, Pensilvania, confirmó que la muestra sí contenía sangre humana, pero también contenía mucho más que fentanilo.

Las pruebas de laboratorio detectaron 13 sustancias diferentes en la BLOOD, incluidos residuos de etanol, codeína, efedrina, THC y 11 miligramos de metanfetamina, es decir, una dosis completa. Estos resultados fueron publicados en la revista Journal of Forensic Sciences, sorprendiendo y alarmando a los lectores.

Labay exclamó que es la primera vez que ve algo como esto, y tampoco pudo encontrar otros ejemplos en la web oscura. “No sé si es un caso en este país o si es una práctica común. Es realmente extraño“, dijo sobre esta nueva droga.

Debido a que la mayoría de los medicamentos estaban presentes en niveles más bajos que una dosis típica y a que la sangre contenía metabolitos que quedan después de que el cuerpo comienza a descomponer estas sustancias, Labay cree que la droga provino de alguien que previamente había usado pseudoefedrina y heroína.

Alguien debe haberle extraído sangre a alguien y haberle agregado metanfetamina a propósito. No puedes simplemente estar caminando con tanta metanfetamina en la sangre y estar bien”, explicó.

Los peligros de inyectarse sangre humana

A menos que reciba una transfusión de sangre en un hospital, inyectarse la sangre de otra persona es una idea terrible. Las infecciones son el mayor riesgo, ya que compartir agujas propaga el VIH, la hepatitis y otras enfermedades transmitidas por la sangre.

Otra gran preocupación son los tipos de sangre que pueda estarse inyectando los consumidores. Si se inyectan sangre que es incompatible con su tipo de sangre, su sistema inmunológico podría comenzar a desgarrar las células sanguíneas extrañas, desencadenando una cascada de reacciones que potencialmente incluyen coágulos de sangre que obstruyen sus venas y provoquen la muerte.

En caso que el hombre detenido en Bucks haya mentido sobre el contenido del frasco o no estuviera al tanto de la mayoría de las drogas mezcladas en él, pudo haber sufrido una sobredosis letal por la metanfetamina. “La gente no sabe lo que está poniendo en su sistema”, lamenta Labay.

La toxicóloga no puede decir con certeza por qué alguien querría consumir drogas de esta manera. Es posible que el cóctel de otras drogas estuviera destinado a aumentar los efectos de la metanfetamina, o tal vez a algunas personas simplemente les gusta el exotismo de consumir sangre humana.

Tags

Lo Último

Te recomendamos