Internet

Muertes por selfies se han triplicado tras el levantamiento de las cuarentenas, asegura una investigación

Las caídas son la causa más común de muertes por selfies.

Tomar selfies desde lugares altos puede ocasionar a las personas a caídas dolorosas y hasta fatales.

Una investigación de la firma de evaluación de riesgos y seguridad Rhino Safety, del Reino Unido, reveló que las muertes por selfies se han triplicado tras el levantamiento de las cuarentenas y confinamientos por la pandemia del coronavirus COVID-19 y sus variantes.

Los decesos por selfies, básicamente, ocurren cuando una persona intenta lograr una foto imposible, ya sea desde un cerro, una terraza en un piso alto con vista despejada o sobre una montaña cerca del mar.

Las caídas son la causa más común de muertes por selfies, responsables de un tercio de todas las muertes, según los datos recopilados por la firma, seguidos de los ahogamientos, que fueron responsables de aproximadamente uno de cada cinco.

Lamentablemente, los fallecimientos por intentos de selfies extremas se triplicaron en comparación con 2020. El año pasado solo se registraron siete casos, mientras que en 2021 van 24 muertes asociadas a las temerarias fotos, según el reporte del Daily Mail.

Los hombres tienen más probabilidades de morir que las mujeres

Desde que los investigadores de Rhino Safety comenzaron a rastrear las muertes relacionadas con selfies en 2011, India ha registrado la mayor cantidad, 184. Estados Unidos se ubica en el segundo puesto con 25 y Rusia en el tercero con 19 decesos.

Curiosamente, la ex Unión Soviética emitía alertas de precaución por este tipo de fotos, ya que en su momento los ciudadanos se herían a sí mismos con armas de fuegos, tocando cables con corriente o sacando alfileres de granadas.

Según el informe, los hombres tienen más del doble de probabilidades de morir en la búsqueda de una selfie peligrosa que las mujeres, del 64 al 30 por ciento.

Se informa con mayor frecuencia que los turistas se toman selfies peligrosos, pero los expertos dicen que los empleados que trabajan en entornos de alto riesgo también son culpables de ponerse en peligro.

Antecedentes

En julio, el operador de grúa chino Xiao Qiumei, de 23 años, cayó 160 pies hasta su muerte filmando un video para sus 100.000 seguidores en las redes sociales.

Ese mismo mes, la excursionista Sofia Cheung murió mientras se tomaba selfies al borde de una cascada en Hong Kong. La mujer de 32 años, quien tenía 6.000 seguidores en Instagram en ese momento y que acostumbraba a compartir imágenes en lugares peligrosos, estaba fotografiando su autorretrato cuando se resbaló de una roca cerca del río Tsing Dai en Tuen Mun y cayó por una empinada caída hasta el agua.

También en julio, los visitantes de Birling Gap en East Sussex, Inglaterra, se tomaron fotos en el acantilado, donde los letreros advierten que estar en el borde es “increíblemente peligroso”.

En una toma, una mujer sostiene las piernas de un hombre mientras él mira por encima del borde.

Birling Gap

Si bien las 24 muertes hasta ahora en 2021 están por debajo del récord de 107 fallecimientos por selfies en 2017, el director de Rhino Safety, Simon Walter, explicó que el número podría seguir aumentando.

Walter analizó: “Si bien las plataformas de redes sociales pueden ser lugares increíbles para establecer conexiones con personas de todo el mundo, la presión para destacar puede empujar a las personas a tomar riesgos para crear contenido emocionante que, desafortunadamente, puede terminar en un desastre”.

Walters señaló que las estadísticas no tienen en cuenta las miles de lesiones no mortales que tienen lugar cada año en busca de un “me gusta”.

Es importante, ahora más que nunca, reflexionar sobre los riesgos que estamos dispuestos a correr y si realmente vale la pena perder la vida por una selfie”, insistió.

Tags

Lo Último

Te recomendamos