Estudios

Resistencia a la insulina duplicaría el riesgo de sufrir depresión

Esta sería una nueva demostración de problemas físicos influyendo en problemas mentales.

La resistencia a la insulina es una afección de salud que, a medida que avanza el tiempo, más personas la padecen en el mundo. El aumento de azúcar en la sangre es significado de un giro radical en el estilo de vida. La alimentación y la rutina cambian por completo. Pero con los cuidados necesarios, se puede llevar una vida totalmente normal.

Sin embargo, un reciente estudio que realizó la Universidad de Stanford, encuentra que la resistencia a la insulina, conlleva a un problema de salud mental que por nada del mundo debe ser ignorado. Según los análisis de los expertos, este problema físico duplica el riesgo de desarrollar TMD, conocido comúnmente como el trastorno depresivo mayor.

Explica Slash Gear que quienes comienzan a desarrollar resistencia a la insulina, registran un cambio en la manera en la que el cuerpo responde a las hormonas que participan en este proceso. Entonces, debido a que lo primero que ocurre es un aumento de azúcar en la sangre, el problema conlleva, en la mayoría de los casos a diabetes tipo 2. Lo que no sabían era su notoria relación con los síntomas de depresión.

El análisis de los datos que recaudaron, encontró que un aumento leve de la resistencia a la insulina se asocia con el incremento del 89% en el riesgo de sufrir TDM.

Una alerta para los diagnósticos y recetas médicas

Los científicos que encuentran los datos de esta investigación, emiten una especie de alerta para los médicos que diagnostican esta enfermedad y los fármacos que recetan a sus pacientes.

“Es hora de que los proveedores consideren el estado metabólico de quienes padecen trastornos del estado de ánimo y viceversa, mediante la evaluación del estado de ánimo en pacientes con enfermedades metabólicas como la obesidad y la hipertensión”, dijo Natalie Rasgon, MD, PhD, profesora de psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, y autora principal de la investigación.

“Si es resistente a la insulina, su riesgo de desarrollar un trastorno depresivo mayor es el doble que el de alguien que no es resistente a la insulina, incluso si nunca antes ha experimentado depresión”, sentencia. Y añade: “Para prevenir la depresión, los médicos deben controlar la sensibilidad a la insulina de sus pacientes. Estas pruebas están disponibles en laboratorios de todo el mundo y no son caras. Al final, podemos mitigar el desarrollo de enfermedades debilitantes de por vida”, según publicación de Eureka Alert.

Tags

Lo Último

Te recomendamos