Espacio

Amazon exige una revisión a los planes de Starlink y sus 30.000 satélites

La compañía de Jeff Bezos teme que la meta de Elon Musk interfiera con sus satélites de Project Kuiper.

Starlink

Los miles de satélites que Elon Musk quiere enviar al espacio para crear una constelación de satélites de Internet que brinden un servicio de banda ancha, tiene sus fanáticos, pero también sus más profundos detractores que temen las consecuencias de obstaculización para futuras investigaciones.

La queja más reciente viene de la compañía fundada por Jeff Bezos, Amazon, quien entregó formalmente una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el ente regulador de esta área, para que se revise el proyecto de segunda generación de Starlink donde se busca lanzar alrededor de 30.000 satélites al espacio.

“Otorgar un pequeño subconjunto de su sistema de casi 30,000 satélites ofrecería a SpaceX un camino para comenzar a desplegarse, al tiempo que le daría tiempo a la Comisión para abordar cuidadosamente los problemas planteados por su constelación más grande”, argumentó Amazon en una carta del 24 de junio a la FCC.

Criticas contra Starlink

La compañía de Jeff Bezos tiene su programa de satélites llamado Kuiper Systems en el 2019, que se fijó como objetivo implementar una gran constelación de Internet satelital de banda ancha para brindar conectividad a Internet. El número potencial de satélites que planear llevar al espacio Amazon es de 10,000 aproximadamente.

[SpaceX contra 5G: La empresa de Elon Musk advierte que la red puede afectar al servicio de Starlink]

Por eso la compañía enfatiza en su carta que se necesita más tiempo para evitar posibles superposiciones orbitales entre Starlink y Project Kuiper para permitir el intercambio de información operativa para un intercambio eficiente del espectro y otras condiciones que pueden permitir que múltiples sistemas prosperen.

Los problemas de Starlink en el espacio

A pesar del optimismo que puede generar el programa de Starlink y de la aprobación que recibió por parte de la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC), un sector no se siente del todo complacido con los planes de Elon Musk con sus satélites: los astrónomos.

Para los astrónomos profesionales y la NASA, sin embargo, los satélites Starlink son considerablemente más problemáticos.

Un estudio publicado en enero de 2022 en The Astrophysical Journal proporciona un punto de referencia importante sobre cuán intrusivos pueden ser los satélites Starlink. Según el documento, la Instalación Transitoria de Zwicky en el Monte Palomar ya está afectada, incluso con solo una fracción de la constelación final en órbita. En 2021, cuando solo unos 1.000 satélites estaban en su lugar, casi el 20 por ciento de las imágenes crepusculares del telescopio tenían rayas en ellas. Este también sería el caso de los astrónomos aficionados que comienzan temprano a fotografiar su cantera cósmica, desde la Vía Láctea de gran angular hasta objetos distantes del espacio profundo.

Incluso los observatorios en órbita no son inmunes a captar el brillo de los reflejos del satélite Starlink en sus tomas. Tales reflexiones pueden interferir con la flota de satélites de observación de la Tierra de la NASA y podrían duplicar el número de imágenes del Telescopio Espacial Hubble que contienen rayas satelitales, actualmente el 8 por ciento de todas las imágenes.

Tags

Lo Último


Te recomendamos