Espacio

Nasa: esta es la “armadura corporal” del asteroide Bennu

Hay rocas alrededor de este asteroide que lo protege contra pequeños impactos de meteoritos

Asteroide Bennu

La nave espacial OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security, Regolith Explorer) fue lanzada el 8 de septiembre de 2016. En septiembre de 2017, voló más allá de la Tierra y en 2018, finalmente llegó al asteroirde Bennu.

Desde entonces ha pasado todo este tiempo observando varios otros rasgos de este asteroide y ha hecho algunos descubrimientos notables. El más reciente es su formación rocosa que protege al fenómeno espacial.

De acuerdo a un artículo publicado en la edición de este mes de Nature Geoscience, este particular asteroide se encuentra formado por un “montón de escombros”, que se creó a partir de los escombros de un asteroide mucho más grande que fue destruido por un antiguo impacto. Los fragmentos de la colisión se fusionaron debido a su débil gravedad formando a Bennu.

[Ovnis: ¿Qué tienen de inusuales las imágenes de “fenómenos aéreos inexplicables” captadas por la inteligencia de EE.UU]

Detalles del descubrimiento

“El desplazamiento o la interrupción de un individuo o un pequeño grupo de rocas por un pequeño impacto es probablemente uno de los procesos de acción más rápida en la superficie de un asteroide de pila de escombros. En Bennu, esto contribuye a hacer que la superficie parezca ser muchas veces más joven que el interior”, dijo Edward (Beau) Bierhaus de Lockheed Martin Space, autor principal del artículo.

“Medir los cráteres y su población en Bennu fue excepcionalmente emocionante”, dijo David Trang de la Universidad de Hawái (en Manoa, Honolulu), coautor del artículo. “En Bennu, descubrimos algo exclusivo de los cuerpos pequeños y rocosos, lo que amplió nuestro conocimiento acerca de los impactos”.

Los científicos planetarios pueden estimar la edad de las superficies midiendo la abundancia y el tamaño de los cráteres. Los cráteres de impacto se acumulan con el tiempo, por lo que una superficie con muchos cráteres es más antigua que una superficie con pocos cráteres. Además, el tamaño del cráter depende del tamaño del impactador, los impactadores más grandes generalmente crean cráteres más grandes. Debido a que los meteoroides pequeños son mucho más abundantes que los meteoroides grandes, los objetos celestes como los asteroides suelen tener más cráteres pequeños que grandes.

La nave espacial que se encuentra en esa superficie rocosa ahora ha sido rebautizada como OSIRIS-APEX (Apophis explorer), y capitalizará un sobrevuelo cercano a la Tierra de Apophis para investigar el asteroide, después de dejar las muestras recolectadas por Bennu en la Tierra. Se espera que las muestras proporcionen la base para los artículos científicos hasta bien entrada la década de 2030.

Tags

Lo Último


Te recomendamos