Ciencia

¿Cuál es la señal que la NASA recibió de la sonda espacial Voyager 1 después de cinco meses desaparecida?

Voyager 1 reanuda sus actividades, para seguir siendo la máquina operativa de la NASA más lejana en el espacio.

Ilustración artística de Voyager 1 NASA (NASA/Europa Press)

Los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL por sus siglas en inglés) festejan con bombos y platillos uno de sus mejores logros en 2024. Después de cinco meses de trabajo intenso, en el que tuvieron que exprimir su cerebro al máximo, lograron encontrar la manera de retomar el contacto con la sonda espacial Voyager 1, que ya cruzó las fronteras del Sistema Solar y se encuentra en el espacio interestelar.

PUBLICIDAD

La preocupación se había adueñado de la mente de los científicos en noviembre del 2023, ya que comenzaron a recibir datos que no tenían sentido, por parte de la sonda espacial Voyager 1. Al estar tan lejos en el espacio, los expertos pensaron que posiblemente el fin de esta misión estaba cerca. Pero no se rindieron, la pusieron en hibernación para trabajar de manera remota sus componentes e intentar identificar la falla.

Descubrieron que un único chip encargado de guardar parte de la memoria FDS (subsistema de datos de vuelo) no funcionaba. Dicha avería dejó inutilizables los datos científicos y de ingeniería. Al no poder reparar el chip, el equipo decidió colocar el código afectado en otro lugar de la memoria del FDS. Pero ninguna ubicación es lo suficientemente grande como para contener la sección de código en su totalidad.

Imagen artística de la sonda Voyager 1 (Space Frontiers/Getty Images)

Entonces idearon un plan para dividir el código afectado en secciones y almacenar esas secciones en diferentes lugares del FDS. Para que este plan funcionara, también necesitaban ajustar esas secciones del código para garantizar, por ejemplo, que todas siguieran funcionando como un todo. También era necesario actualizar cualquier referencia a la ubicación de ese código en otras partes de la memoria del FDS, informaron desde el JPL de la NASA.

El siguiente paso es permitir que la nave espacial comience a enviar datos científicos nuevamente. La sonda y su gemela, la Voyager 2, son las únicas naves espaciales que han volado en el espacio interestelar (el espacio fuera del Sistema Solar).

Los primeros datos que recibieron, después de cinco meses, fue confirmar que todo está OK. Ahora viene la parte en la que le piden registros de lo que capta, pero la comunicación tarda 22 horas en viajar y otras 22 en volver.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último