Entretenimiento

El iPhone no se iba a llamar así y el motivo tenía bastante sentido

Al menos, para Steve Jobs.

Algunos rumores aseguran que el iPhone 16 podría ser un fracaso de ventas ante el lanzamiento del Apple Vision Pro. Aquí recopilamos lo que se sabe.

Cuando pensamos en los productos emblemáticos de Apple, como el iMac, el iPod o el iPhone, la lógica detrás de sus nombres parece obvia y coherente. Sin embargo, la elección del nombre “iPhone” no fue un proceso rápido y sencillo.

Detrás de este nombre icónico se esconde una historia de deliberación y consideración de alternativas que podrían haber llevado al teléfono de Apple por caminos muy diferentes.

La Búsqueda del Nombre Perfecto

Durante la fase de desarrollo del primer iPhone, Steve Jobs y su equipo exploraron diversas opciones para bautizar el revolucionario dispositivo. Uno de los primeros candidatos fue “Mobi”, un nombre simple y fácil de recordar que reflejaba la naturaleza móvil del dispositivo y su capacidad para proporcionar conectividad constante a internet.

Otra opción fue “TriPod”, que sugería un avance respecto al iPod y hacía referencia a la combinación de funciones del teléfono: reproductor de música, teléfono y dispositivo de internet. Aunque tenía cierta lógica, el riesgo de confusión con los trípodes hizo que esta opción fuera descartada.

“TelePod” fue otra alternativa considerada, reflejando la fusión de un teléfono y un iPod en un solo dispositivo. Aunque el nombre era descriptivo, su longitud podría haber sido un obstáculo.

El Peor de los Nombres: MicroMac

Una de las opciones menos afortunadas fue “MicroMac”, que intentaba enfatizar la naturaleza portátil del dispositivo al compararlo con un Mac de bolsillo. Sin embargo, este nombre carecía de la misma elegancia y simplicidad que otros productos de Apple.

Quizás la opción más sorprendente fue “iPad”, que hoy asociamos con la línea de tablets de Apple. Sin embargo, en aquel momento, el nombre también se consideró para el primer iPhone. La idea detrás de “iPad” era destacar la naturaleza de panel o pizarra del dispositivo, que ofrecía una experiencia similar a la de un iPad pero en un formato más pequeño y portátil.

El nombre “iPhone” no fue la elección inicial de Apple, ya que la marca estaba siendo utilizada por Cisco para un teléfono fijo. Esta disputa legal llevó a un acuerdo entre ambas empresas, permitiendo que ambas utilizaran la marca “iPhone” en sus productos.

Esto evitó que el iPhone de Apple fuera bautizado con uno de los nombres alternativos considerados, y finalmente estableció el nombre que conocemos hoy.

El Legado del iPhone

La historia detrás del nombre “iPhone” ilustra la importancia de las decisiones de marketing en el éxito de un producto. Aunque otras opciones fueron consideradas, la elección final de “iPhone” demostró ser la más adecuada, y hoy en día el nombre se ha convertido en sinónimo de innovación y excelencia tecnológica.

Tags

Lo Último


Te recomendamos