Entretenimiento

Stranger Things 4 Volumen 2: el milagro de crear un universo coherente pero con demasiado relleno [FW Opinión]

SIN SPOILERS DIRECTOS: Stranger Things 4 Volumen 2 logra el milagro de crear una mitología coherente y sólida. Con todo y su duración desmedida.

ADVERTENCIA: La presente nota de opinión comenta directamente los dos episodios que conforman la segunda parte de Stranger Things 4. No se mencionarán spoilers directos sobre ambos capítulos, pero sí se aludirá a hechos de la trama acontecidos en la primera parte.

Íbamos preparados para lo peor. Si leyeron nuestra reseña de la primera parte de Stranger Things 4 habrán notado una relativa inquietud por los problemas de ritmo y balance que habían presentado los primeros episodios.

Sí, la historia principal, la acontecida en Hawkins, tenía todo el encanto y fortaleza de esta serie en temporadas pasadas. Pero las tramas paralelas fuera del icónico pueblo no eran las más redondas ni interesantes.

Recomendados

El punto de incertidumbre era que buena parte de los cabos sueltos en la primera parte estaban llamados a resolverse en estos dos extensos episodios finales, lo que podía significar una experiencia no tan gratificante.

Al final la sorpresa fue grata, aunque no perfecta. Y tenemos que hablar del estado en el que se encuentra la que es, tal vez, la serie principal de Netflix, en términos de popularidad, al menos.

Stranger Things 4 Volumen 2 tiene momentos legendarios que salvan al resto

Cabe recalcar que ambos capítulos tienen una extensión propia de un largometraje. El primero ronda los 90 minutos y el segundo se extiende hasta por allá de casi 2 horas y media.

De modo que se necesita dedicar casi cuatro horas del día para poder ver el cierre de esta etapa, en donde francamente, la sensación es que no se trata de una experiencia redonda e impecable con su ritmo.

Todo lo relativo a la subtrama rusa sigue mostrándose como el lastre principal que corta el compás en el que se entretejen los hechos más interesantes con el resto de los personajes.

Sin embargo, se cumplen al pie de la letra algunas de las reglas medulares de toda temporada de Stranger Things, con todas las tramas corriendo en paralelo para llegar a un clímax simultáneo, en donde los nuevos personajes secundarios en turno juegan un rol de alta relevancia.

Si hubiera algo que reprochar sería el uso desmedido de situaciones Deus Ex Machina, el detalle recurrente de que aparezcan de la nada coincidencias cósmicas que hacen avanzar todo en el momento que se estanca la trama.

Así como que algunos personajes esenciales, como Hopper, Joyce, Jonathan, Will y Bauman se hayan convertido en caricaturas con relación a su arco en temporadas previas.

A la par que otros como Eleven, Steve, Nancy, Robin, Brenner y Finn se perciben francamente estancados o corriendo en círculos sobre los mismos patrones.

Lo que salva todo al final es la actuación de Joseph Quinn como Eddie Munson con su épica escena climática, además del trabajo de Sadie Sink como Max, que se termina posicionando como el personaje más robusto y con matices esta temporada.

El villano Vecna, con toda la cantidad de inspiraciones de donde toma prestados elementos es también un punto a resaltar. Pero tal vez el punto de mayor admiración es que Stranger Things 4 ha logrado por fin darle forma al lore de esta franquicia.

No debemos olvidar que Stranger Things inició como un proyecto que buscaba ser una película y que terminó expandiéndose al formato de serie, pare luego improvisar el resto de su mitología en cada temporada.

Es hasta ahora que todo se siente entrelazado y con relativa coherencia. Aunque haya tantas escenas alargadas innecesariamente.

A esta temporada le sobran genuinamente horas de relleno. Aún así es entretenimiento más que recomendable, aunque podría ser mucho más contundente.

Tags

Lo Último


Te recomendamos