Ciencia

Explorando el futuro de la imagenología: un viaje hacia la precisión diagnóstica

La tecnología al servicio de la salud.

Desde los albores de la historia, la especie humana se ha destacado por su adaptación al entorno y por su infinita capacidad de innovación y creatividad, lo que nos ha permitido enfrentar diversas dificultades y problemáticas tan disimiles como la creación de cuidades seguras, enviar al hombre a la luna y prevenir y curar enfermedades.

Tras más de 120 años desde el descubrimiento de los rayos X, los desarrollos tecnológicos en esa área siguen siendo uno de los pilares de apoyo de los especialistas, transformándose en una piedra angular que permite a los profesionales de la salud visualizar el interior del cuerpo humano de manera no invasiva y realizar diagnósticos más certeros y en menor tiempo.

Sin embargo, en los albores del siglo XXI, nos encontramos en un punto de inflexión emocionante donde la tecnología está preparada para transformar radicalmente este campo, ya que a medida que avanzamos hacia el futuro, estamos entrando en una era de innovación exponencial, impulsada por avances en Inteligencia Artificial (IA), computación cuántica, nanotecnología y biotecnología. Estos avances están moldeando un nuevo horizonte para la imagenología clínica, prometiendo revolucionar la precisión diagnóstica, la personalización de tratamientos y mejorar significativamente la atención al paciente.

Recomendados

Una nueva era de observación médica

Así, se está experimentado un fuerte desarrollo apoyado por el uso de IA, tecnología espectral y softwares especialmente diseñados para potenciar la obtención de imágenes y procesar esta información.

La evolución de las distintas técnicas imagenológicas, gracias al avance científico en el desarrollo de nuevos equipos, equipamientos y softwares, nos han cambiado la forma de entender y realizar un estudio de imagen. Ya sea, por ejemplo, desde realizar un estudio de rayos X que nos permite ver cómo evoluciona una fractura, hasta realizar un estudio de tomografía por emisión de positrones (PET/CT), que nos da la posibilidad de entender cómo están funcionando los distintos órganos y en qué estructuras específicas tenemos un tumor como en el caso del cáncer”, señala Miguel Díaz, tecnólogo médico y Clinical Application Specialist de Philips.

Imagenología y diagnóstico de precisión

Durante los últimos 40 años el avance en imagenología clínica ha permitido obtener diagnósticos mucho más precisos y certeros para brindar tratamientos efectivos y focalizados en las reales necesidades de cada paciente, junto con apoyar significativamente la prevención de enfermedades.

Miguel Díaz comenta que “en el área específica de la tomografía computarizada (TC), estos avances han implicado generar nuevas técnicas como las imágenes espectrales para obtener con el mismo estudio de ‘rutina’ una serie de imágenes del cuerpo que permiten comprender los cambios que puede tener un órgano en caso de enfermedad, evitando así la repetición exámenes o incluso la necesidad de aplicar otras técnicas de imagen. Además, estos avances han permitido disminuir la dosis de radiación a la que se enfrentan los pacientes, al igual que la cantidad del medio de contraste yodado que se debe utilizar en algunos casos”.

Para validar la utilidad de la edad estimada por inteligencia artificial utilizando radiografías de tórax como biomarcador.

Asimismo, el especialista de Philips agrega que “ahora no sólo tenemos imágenes con mejor calidad, resolución y en menos tiempo, sino que también obtenemos información cuantitativa de ciertas estructuras patológicas mediante el uso de biomarcadores, lo que aporta un diagnóstico mucho más certero en enfermedades en las que hasta hace un tiempo no teníamos tanta evidencia clínica. Todo esto, sumado al desarrollo de magnetos ‘más anchos’, los que permiten que pacientes de mayor tamaño puedan acceder a esta importante innovación”.

Junto a lo anterior, aspectos como el confort, bienestar y cuidado del paciente también han avanzado de la mano de las nuevas tecnologías, ofreciendo una mejor experiencia para quienes deben someterse a este tipo de exámenes.

En esa dirección, Miguel Díaz indica que “los actuales equipos de imagenología cuentan con elementos de confort de alta gama y garantizan un menor tiempo de examen en el caso de la resonancia magnética (RM). Todo ello mejora la experiencia diagnóstica que tienen tanto los pacientes como los tecnólogos médicos. Para los primeros, esto los incentiva a iniciar o continuar sus tratamientos, ya que su experiencia inicial al realizarse estudios de imagen es confortable. En tanto, para el personal médico, el obtener datos de gran calidad y en forma oportuna al momento de efectuar diagnósticos y tratamientos, les refuerza la confianza profesional y agiliza los procesos clínicos”.

Medicina del futuro: la imagenología como uno de sus pilares

Gracias a los desarrollos tecnológicos de las últimas décadas, técnicas como la resonancia magnética funcional (fMRI) y la tomografía por emisión de positrones (PET/CT) han permitido estudiar tanto la función de órganos como tejidos, lo que se ha transformado en valiosa información en el campo de la investigación médica.

En un inicio, estas técnicas avanzadas fueron utilizadas principalmente en investigación científica de áreas muy específicas como la Neuroimagen. Pero al aumentar su acceso, han dado paso a comprender fenómenos que ocurren en nuestro cuerpo e identificar patologías que eran muy difíciles de diagnosticar. En el caso de la fMRI, los neurocirujanos pueden planificar y entender de mejor manera los alcances y pronósticos que tendrá su cirugía. También esta técnica ha ampliado el conocimiento sobre el cerebro tanto para psiquiatras como psicólogos, en post de mejorar los tratamientos y, además, el desarrollo e incorporación de estudios de PET/CT ha revolucionado el campo diagnóstico en el área de oncología, ya que esta nueva herramienta posibilita ser muy certeros y precisos tanto en la ubicación de las lesiones como en el comportamiento metabólico que tienen sobre los distintos órganos del cuerpo. Toda esa información permite diagnosticar de manera precoz y tomar las mejores decisiones en el tratamiento y seguimiento de estas enfermedades, impactando directamente en el pronóstico de sobrevida de los pacientes”, menciona el especialista de Philips.

Y es que las nuevas tecnologías han permitido ampliar el conocimiento clínico sobre ciertas patologías, a la vez que han posibilitado el descubrimiento de enfermedades que desde hace mucho tiempo se habían investigado sin comprender sus causas ni poder desarrollar tratamientos realmente efectivos.

Lo anterior es de especial relevancia para atender adecuadamente y mejorar la calidad de vida de personas que no viven en polos urbanos de grandes dimensiones, así como para detectar a tiempo complicaciones de salud y prevenir sus alcances. “En nuestro país, gracias a la mayor disponibilidad de estos equipamientos en zonas extremas, hoy es posible anticiparnos a enfermedades mucho más complejas e inclusive, mejorar el pronóstico de ellas. Sin lugar a dudas, la imagenología juega un rol fundamental para todas las áreas de la medicina, ya que permite a los especialistas confirmar sus hipótesis clínicas y derivar a los pacientes hacia tratamientos adecuados que evitan mayores complicaciones de una enfermedad”, concluye Miguel Díaz.

Tags

Lo Último


Te recomendamos