Ciencia

Mariana Pérez, la joven colombiana que dijo “no” a la Fundación de Bill Gates, ¿por qué lo hizo?

Se mantuvo firme en su ideal.

Mariana Pérez y su papá, Manuel
Mariana Pérez y su papá, Manuel. Foto: Cambio Fundadores de Ecolair

Lo que nació como un proyecto de ciencia escolar en Colombia terminó recibiendo una propuesta de la Fundación de Bill Gates. Sin embargo, Mariana Pérez, la joven que estaba detrás, se mantuvo firme y dijo “no”.

PUBLICIDAD

Pérez desarrolló un sistema mecánico capaz de limpiar el aire contaminado con una eficiencia del 96%, relata el portal colombiano Cambio. Puede limpiar hasta 70 toneladas de contaminantes por día.

El nombre de la empresa de Mariana Pérez es Ecolair.

Mariana Pérez y su papá, Manuel
Mariana Pérez y su papá, Manuel. Foto: El Colombiano Fundadores de Ecolair

Además, puede transformar el material contaminante y, tras mezclarlo con residuos plásticos, metálicos y orgánicos, crear baldosas y ladrillos.

“Trabajamos con clientes públicos y privados”, explicó Pérez a Cambio. “Estamos contratados por (el municipio de) Girardota”.

“La empresa nace como una idea familiar desde que yo estaba en el colegio, pero evolucionó de una manera muy agradable. Hicimos prototipos a escala industrial y ahora se produce en serie industrial. Está protegida con patente de invención tanto la máquina como la sustancia con la que trabaja”, añade.

La oferta de Bill Gates que Mariana Pérez rechazó

Un momento dado, Mariana Pérez buscó capital para promover su proyecto en Colombia. Ingresó a una convocatoria de Microsoft Foundation, creada por Bill Gates para cumplir con la meta de ser carbono neutro para 2030.

PUBLICIDAD

Pérez pensaba que solo ganaría inversión, pero la Fundación de Bill Gates quiso comprar el proyecto.

Bill Gates
Bill Gates Imagen de archivo

“Nos llega una citación para una reunión con el CEO de financiamiento y sostenibilidad y nos dice ‘Bueno, ¿cuánto vale la empresa?’. Quedamos de una sola pieza”, afirma Mariana Pérez, “porque ese nunca fue el objetivo. Nosotros nos habíamos inscrito buscando financiación, no queriendo vender la compañía. Nos pareció deshonesto y nos retiramos”.

“El objetivo de nosotros no es el dinero”, subrayó la joven colombiana. “A nosotros nos gusta es ver el proyecto andando. Teníamos miedo de que si vendíamos el proyecto se quedara en papel, y eso no tiene sentido. Incluso nos dijeron que si les vendíamos una máquina y ellos la replicaban, pero no yo accedí”.

Hoy, Ecolair sigue impulsando su labor en Colombia. En enero pasado dieron inicio a la operación de su planta piloto de tratamiento de aire. Y esto apenas comienza.

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último