Ciencia

¿Quieres dejar de fumar? Este collar basado en Inteligencia Artificial puede ser de mucha ayuda

Conoce a SmokeMon.

Fumar

En todo el mundo, anualmente mueren más de 8 millones de personas por el tabaquismo. El vicio es tal que muchos intentan dejar de fumar: algunos tienen éxito, otros no.

Un grupo de científicos de la Universidad de Northwestern creó SmokeMon, un collar basado en Inteligencia Artificial que puede ayudar a dejar el cigarrillo.

Los investigadores crearon una máquina entrenada con Inteligencia Artificial para detectar eventos relacionados con el fumar, junto con su topografía. Este aparato se diseñó para ser colgado como un collar.

Recomendados

SmokeMon

Lo probaron con 19 participantes en 115 sesiones de fumar, donde los científicos examinaron su comportamiento en experimentos controlados y de vida libre.

Subrayamos: todo queda de parte del usuario. Es su voluntad lo que cuenta.

Así trabaja SmokeMon, el collar para ayudar a dejar de fumar

SmokeMon tiene como función detectar la “topografía humeante”: cuándo se enciende el cigarrillo, se acerca a la boca y se da una calada; cuánto humo inhala la persona y el tiempo que tiene el cigarrillo en los labios.

SmokeMon

Según explican los investigadores, los datos permiten:

  • Medir y evaluar la exposición dañina al monóxido de carbono entre los fumadores.
  • Comprender la relación entre la exposición química y las enfermedades relacionadas con el tabaco.
  • Mostrar a los fumadores la topografía del tabaquismo y cómo se relaciona con la recaída.

El fumar genera enfermedades como el cáncer, problemas en el corazón, ACV, diabetes, EPOC, enfisemas pulmonares y bronquitis crónica.

Alentar a las personas a dejar de fumar presentándoles los datos de SmokeMon quizás sea de enorme ayuda.

La clave: diferenciar entre deslices y recaídas

Nabil Alshufara, profesor asociado de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg en la Northwestern, indicó: “Para muchas personas que intentan dejar de fumar, un resbalón es uno o dos cigarrillos o incluso una sola calada”.

“Pero no es lo mismo un desliz que una recaída. Una persona puede aprender de los resbalones, tomando conciencia de que no fracasó, solo tuvo un contratiempo temporal”.

Añade el experto: “Para evitar una recaída, podemos comenzar a cambiar su enfoque en cómo manejamos sus desencadenantes y lidiamos con los antojos”.

El próximo paso será tratar de comercializar el aparato.

Tags

Lo Último


Te recomendamos