Ciencia

Disfrutemos hoy las estrellas, en el futuro veremos menos desde nuestras ciudades: este es el alarmante motivo

Un científico alerta sobre los efectos de la contaminación lumínica en nuestro planeta.

Cielo nocturno desde La Palma

El cielo nocturno es un espectáculo soberbio que cada vez se disfruta menos, y con el paso del tiempo será mucho peor. Una persona que nazca en un sitio en el que se puedan ver 250 estrellas en la actualidad, solo podrá ver 100 dentro de 18 años. ¿La razón? La contaminación lumínica.

Mientras mayor cantidad de luz se utilice en las noches (no hablamos de un bombillo o diez, sino de miles en un sector reducido, casi siempre por razones publicitarias), menor será la capacidad de poder observar las estrellas.

El científico Christopher Kyba, del Centro Alemán de Investigación de Geociencias GFZ y la Ruhr-Universitat Bochum, lidera un estudio mundial sobre los efectos de la contaminación lumínica.

Impacto de la Contaminación lumínica

Kyba y sus compañeros analizaron más de 50 mil observaciones recogidas por científicos ciudadanos en todo el mundo entre 2011 y 2022: es parte del proyecto de ciencia ciudadana Globe at Night.

Según explican, el cambio en la visibilidad de las estrellas es causado por un aumento en el brillo del cielo del 7 al 10% por año. “La velocidad a la que las estrellas se vuelven invisibles para las personas en entornos urbanos es dramática”, recalca Kyba.

“Si los anuncios y la iluminación de las fachadas se vuelven más frecuentes, más grandes o más brillantes”, señala el investigador, “podrían tener un gran impacto en el brillo del cuelo sin hacer una gran diferencia en las imágenes artificiales”.

Estrellas al cuidado: ¿Cómo se puede luchar contra la contaminación lumínica?

Los científicos trabajaron con datos de 51.351 participantes de todo el mundo. Cada uno corresponde a noches sin nubes ni luna entre 2011 y 2022, de 19.262 ubicaciones en todo el mundo, incluyendo 3.699 en Europa y 9.488 en Norteamérica.

En cuanto a la Política de iluminación actual, donde se impulsa el uso del LED, los investigadores señalan que no se ha conseguido ninguna mejora a nivel continental.

Rafael Bachiller, director del Observatorio Astronómico Nacional de España, conversó con El Mundo sobre la problemática. “El fondo brillante de cielo es una auténtica pesadilla para los astrónomos”, a lo que se suman las megaconstelaciones de satélites como las formadas por Starlink, de Elon Musk.

Bachiller propone una solución simple para la contaminación lumínica: iluminar hacia abajo y con la intensidad necesaria, no mayor. “Muchos niños y jóvenes que viven en el medio urbano no han podido ver la Vía Láctea en toda su vida y, de seguir así, dentro de poco tendrán que viajar a lugares remotos para poder verla”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos