Ciencia

El tipo de sueño puede aumentar el riesgo de diabetes, revela estudio

Es mejor que empieces a levantarte temprano.

Hombre durmiendo

Las personas que duermen hasta tarde y están activas más tarde en el día tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas que aquellas que se despiertan temprano, reveló un estudio reciente.

De acuerdo con el informe publicado en el sitio web de Spring, el cronotipo de una persona tiene un impacto en una serie de enfermedades como el síndrome metabólico, una condición que aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular.

El cronotipo está relacionado con los ritmos circadianos y es la tendencia natural del cuerpo a dormir o permanecer alerta durante un período de 24 horas. Los cronotipos tempranos son aquellos individuos que prefieren levantarse temprano y hacer su actividad por la mañana, mientras que los cronotipos tardíos son aquellos que se quedan despiertos hasta tarde y están activos más tarde en el día.

El estudio sugiere que el metabolismo de nuestro cuerpo y la fuente de energía preferida están influenciados por el ciclo de sueño y vigilia.

La relación de la grasa con los cronotipos

Nuestro cuerpo usa la grasa como combustible, pero la eficiencia de convertir la grasa en energía es menor en los cronotipos tardíos y la acumulación de grasa pone a los cronotipos tardíos en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.

Diabetes

Las personas que se mantienen activas durante las últimas horas queman menos grasa incluso durante el ejercicio, mientras que las personas que se levantan temprano tienden a usar más grasa para obtener energía, ya sea en reposo o en actividad física.

Para este estudio, los participantes en función de su cronotipo se dividieron en dos grupos. Se examinó su composición corporal, masa corporal y sensibilidad a la insulina para determinar el metabolismo de los carbohidratos y las grasas.

Los participantes siguieron una dieta estandarizada y ayunaron durante la noche, mientras que sus patrones de actividad fueron rastreados durante el día durante una semana. También realizaron dos sesiones de 15 minutos de ejercicio de intensidad moderada y alta.

Los resultados mostraron que aquellos que eran ‘noctámbulos’ quemaron menos grasa para obtener energía durante el ejercicio y el descanso que los ‘madrugadores’. También eran resistentes a la insulina, lo que significa que su cuerpo no reacciona bien a la glucosa en sangre.

Por lo tanto, sus cuerpos necesitan más glucosa y prefieren los carbohidratos a las grasas como fuente de energía, lo que los pone en mayor riesgo de desarrollar diabetes y obesidad.

Tags

Lo Último


Te recomendamos