Ciencia

Una almohada y a dormir: la Inteligencia Artificial necesita del sueño para aprender nuevas tareas

Como los seres humanos, para la Inteligencia Artificial es clave el sueño no solo para volverse buenas en una tarea y aprender otras nuevas.

Inteligencia Artificial - Unsplash

Muchas veces decimos que el ser humano no es una máquina, necesitando la recreación y el sueño para poder recuperarse de las jornadas laborales. Pero incluso, en las mismas máquinas es fundamental el descanso para su mayor eficiencia. Es el caso de la Inteligencia Artificial: requiere del sueño para aprender nuevas tareas.

En el humano, el sueño ayuda a consolidar lo aprendido. La IA, por su parte, puede aprender y recordar cómo realizar múltiples tareas con su especie de sueño artificial.

Maxim Bazhenov, experto de la Universidad de California en San Diego, conversó con New Scientist al respecto.

“Ahora hay una gran tendencia a traer ideas de la neurociencia y la biología para mejorar el aprendizaje automático existente, y el sueño es una de ellas”, indica Bazhenov.

La Inteligencia Artificial es el intento de trasladar la inteligencia humana a computadoras, máquinas o aplicaciones. Para ello requiere del aprendizaje automático y el profundo, ofreciendo soluciones a problemas planteados.

Se llega al aprendizaje mediante el entrenamiento. Por ejemplo, si es una IA que produce imágenes, necesita ser alimentada de cientos de imágenes, para tomar ideas de ellas y crear nuevas. Según el nivel, pasa del automático al profundo: en este último ya no necesita de la intervención del ser humano.

Cómo favorece el sueño a la Inteligencia Artificial

Bazhenov y sus compañeros buscaron demostrar cómo el sueño ayuda a la Inteligencia Artificial. Entrenaron una red neuronal de picos, conectada a neuronas artificiales que se asemejan a la estructura del cerebro humano.

El fin era que la IA aprendiera a hacer dos tareas diferentes sin sobrescribir las conexiones aprendidas de la primera tarea. Y lo lograron, pero intercalando períodos de entrenamientos con períodos de sueño.

Getty Images

Es decir, la IA aprendió a realizar dos tareas de manera óptica siempre dándole un tiempo de descanso entre una y otra.

Hava Siegelmann, integrante del equipo, explicó: “El objetivo de la IA de aprendizaje permanente es tener la capacidad de combinar diferentes experiencias de manera inteligente y aplicar este aprendizaje a situaciones novedosas, tal y como lo hacen los animales y los humanos”.

El próximo paso de los investigadores es demostrar con tareas más complejas el uso generalizado de las redes neuronales de picos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos