Ciencia

Ratas cambian su comportamiento luego de que les implantaran minicerebros humanos

Los investigadores utilizaron una técnica llamada optogenética para estimular a las ratas.

Rata

Científicos de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, trasplantaron pequeñas neuronas humanas en el cerebro de ratas recién nacidas para comprobar el cambio en el comportamiento de los roedores, un estudio quepuede ayudar a combatir el autismo.

De acuerdo con un informe publicado en el sitio web de Muy Interesante, los investigadores comenzaron a cultivar versiones en miniatura del cerebro humano a partir de células madre dentro de un laboratorio, hace siete años.

Luego, inyectaron el tejido en el cerebro de un grupo de ratas recién nacidas. El siguiente paso fue inocular el tejido humano en las cortezas somatosensoriales de las ratas, que reciben y procesan información sensorial como el tacto o el dolor.

Recomendados

Para comprobar los resultados, los expertos se aseguraron que todas las ratas tenían sistemas inmunológicos disfuncionales para garantizar que las células humanas no fueran rechazadas.

Dos semanas después, las ratas comenzaron a lamer un pico en busca de agua cada vez que los investigadores estimulaban las neuronas humanas.

¿Cómo estimularon las neuronas?

Los investigadores utilizaron una técnica llamada optogenética, que consiste en alterar genéticamente las células para que respondan a la luz, en este caso la luz azul. También usaron una poco de aire para pinchar los bigotes de las ratas y luego observaron cómo respondían las neuronas humanas.

Seis meses después, el minicerebro humano implantado representaba aproximadamente un tercio del hemisferio del cerebro de la rata, organizado en dos hemisferios, derecho e izquierdo, cada uno responsable de diferentes funciones.

Cerebro de rata con implante

Además, las células humanas y de rata se conectaron en el tálamo de su cerebro, el área crítica para el sueño, la conciencia, el aprendizaje, la memoria y el procesamiento de información de todos los sentidos, excepto el olfato.

Lluís Montoliu, investigador del CSIC, vicedirector del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), opinó sobre la investigación: “Es un experimento sorprendente y un avance muy significativo, que combina estudios en el laboratorio (organoides) con estudios con animales (trasplante de organoides al cerebro de ratas atímicas)”.

Este experimento también suscita aspectos éticos relevantes de esta investigación, que deberán tenerse en cuenta y debatirse en futuros procedimientos similares, al generarse de alguna manera cerebros en estos animales que son parcialmente híbridos entre neuronas de la rata y neuronas del paciente usado en el proceso”, concluye.

En beneficio de los humanos, esta investigación podría proporcionar modelos más realistas para condiciones neurológicas como el autismo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos