Ciencia

Ingenieros del MIT desarrollan una cámara submarina inalámbrica que no requiere baterías

El dispositivo puede servir para largas exploraciones en áreas remotas del océano.

Cámara submarina del MIT
Cámara submarina del MIT

Que los dispositivos del futuro puedan funcionar con energías renovables, positivas para el medioambiente y que reduzcan el consumo de electricidad es la misión de miles de ingenieros del mundo. Un buen ejemplo de esa ambición es la nueva creación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

PUBLICIDAD

Ingenieros del MIT desarrollaron una cámara submarina inalámbrica que no requiere baterías. La primera pregunta que se haría cualquiera es, si no tiene pilas, ¿cómo puede funcionar? Con sonido.

De acuerdo con el informe publicado en el sitio web de Teche Blog, la cámara autónoma convierte la energía mecánica de las ondas de sonido que viajan a través del agua en energía eléctrica que alimenta su equipo de imágenes y comunicaciones.

Una vez que se captura una imagen y se codifican los datos, la cámara también utiliza estas ondas sonoras para transmitir datos a un receptor que reconstruye la imagen. Esto significa que teóricamente podría funcionar durante semanas antes de que los científicos necesiten recuperar el dispositivo, lo que les permitiría explorar áreas remotas del océano.

Una cámara eficiente

Esta innovadora cámara es 100.000 veces más eficiente energéticamente que otras cámaras submarinas y es capaz de capturar fotografías en color, incluso en entornos submarinos oscuros, al mismo tiempo que puede transmitir datos de imágenes de forma inalámbrica a través del agua.

Cámara submarina del MIT
Cámara submarina del MIT

Fadel Adib, profesor asociado en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación y director del grupo Signal Kinetics en el MIT Media Lab, habló sobre la cámara: “Una de las aplicaciones más emocionantes de esta cámara para mí personalmente es en el contexto de la vigilancia del clima. Estamos construyendo modelos climáticos, pero nos faltan datos de más del 95 por ciento del océano”.

Esta tecnología podría ayudarnos a construir modelos climáticos más precisos y comprender mejor cómo el cambio climático afecta el mundo submarino”, destacó.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último