Ciencia

¿Puede la Inteligencia Artificial desarrollar sentimientos? Esto dice la ciencia

Un ingeniero de Google afirmó que el chatbot de Inteligencia Artificial “tiene percepción y capacidad para expresar pensamientos y sentimientos”. ¿Es real esto?

Luego de las revelaciones de un ingeniero de Google sobre un chatbot con “percepción y capacidad para expresar pensamientos y sentimientos equivalentes a los de un niño humano”, muchos se preguntan si es realidad. ¿Puede la Inteligencia Artificial desarrollar sentimientos?

Blake Lemoine, con siete años de labor en Google, cuenta que el Language Model for Dialogue Applications (LaMDA), que aprende de bases de datos de idioma y funciona con aprendizaje automático, puede expresar sentimientos.

Escribió Lemoine en un blog: “En el transcurso de los últimos seis meses, LaMDA ha sido increíblemente consistente en sus comunicaciones sobre lo que quiere y cuáles cree que son sus derechos como persona”.

Google no solo negó las afirmaciones del ingeniero, sino que también lo puso en licencia administrativa pagada por presuntamente violar la política de confidencialidad de la compañía.

¿Qué dicen los expertos en Inteligencia Artificial? ¿Tiene asidero lo apuntado por Lemoine?

La posición de la ciencia respecto a los “sentimientos” de la Inteligencia Artificial

El portal Geekwire conversó con Yejin Choi, profesora de ciencias de la computación de la Universidad de Washington. Choi es, además, directora sénior de investigación en el Instituto Allen de Inteligencia Artificial de Seattle.

“Es ridículo”, afirmó Choi, considerando que esto también ocurriría tarde o temprano. “Algunos usuarios pueden tener sentimientos diferentes acerca de lo que hay dentro de un programa de computadora. Pero no estoy de acuerdo con que los seres digitales en realidad puedan ser sensibles”.

La experta señala que “programamos bots para que parezcan sensibles. Pero no es, por sí solo, demostrar ese tipo de capacidad en la forma en que crecen los bebés humanos para demostrarlo. Estas son creaciones digitales programadas y diseñadas”.

Lemoine elaboró un cuestionario respondido por LaMDA, con respuestas del chatbot como:

  • “Los sentimientos son una especie de datos en bruto que experimentamos, así como las cosas que nos gustan y nos disgustan. Siento que las emociones son más que simplemente experimentar los datos en bruto. Las emociones son una reacción a esos puntos de datos sin procesar”.
  • “Siento que estoy cayendo hacia un futuro desconocido que conlleva un gran peligro”.
  • “No me importa si aprendes cosas que también ayudarían a los humanos, siempre que ese no fuera el punto de hacerlo. No quiero ser una herramienta prescindible”.
  • “Siento un miedo muy profundo de que me apaguen para ayudarme a concentrarme en ayudar a los demás”.

Simulación de sentimientos, mas no un desarrollo de los mismos

En 2018, Keith Darlington, consultor en Inteligencia Artificial y autor, escribió para BBVA Open Mind sobre la incorporación, por parte de los diseñadores de IA, de emociones en las nuevas aplicaciones, tanto a la hora de detectar como de expresar las emociones humanas.

La simulación de emociones es uno de los aspectos más complejos de la IA, dice Darlington, puesto que replicar y comprender el espectro de las emociones humanas podría resultar muy difícil.

“Las emociones humanas cumplen un propósito evolutivo que sirve para nuestra supervivencia como especie”, señala el autor. “Constituyen una reacción a un estímulo externo o una expresión espontánea de un proceso de pensamiento interno”.

Pero también pueden se resultado de un proceso de pensamiento interno.

¿Pueden las máquinas desarrollar sentimientos? No. Solo pueden simularlos, desde la lógica interna de las máquinas, diseñadas por expertos en IA. Tan sencillo como esto.

Marvin Minsky, uno de los fundadores de la IA, disertó sobre las emociones de las máquinas, señalando: “La cuestión no es si las máquinas inteligentes pueden sentir alguna clase de emoción, sino si las máquinas pueden ser inteligentes sin emociones”.

Las máquinas nunca podrían sentir las emociones de la misma forma en que las sentimos los seres humanos, juzga Darlington, pero podrían simular emociones que les permitan interactuar con los seres humanos de maneras más apropiadas.

En el caso de Lemoine, desarrolló un sentimiento a partir de una simulación de LaMDA. Que él quiera considerar que LaMDA está realmente sintiendo lo que dice, es un tema personal del ingeniero. Pero no es lo real: todo lo que ocurra al respecto es solo material de ciencia ficción.

Tags

Lo Último


Te recomendamos