Ciencia

Deuda de extinción: el factor científico por el que los humanos son una especie muerta caminando

Un artículo del paleontólogo, biólogo y editor de la revista Nature, Henry Gee nos recuerda que los humanos cargan una deuda de extinción.

Nuestro planeta es antiguo y existe desde mucho tiempo antes que llegaran los humanos, la raza humana, el homo sapiens, precedidos por los primates y otras formas de vida que en algunos casos han pasado por una inevitable extinción.

De hecho, gracias a la ciencia, podemos afirmar que nuestra Tierra ha cruzado por lo menos por un total de cinco extinciones masivas de distintas especies.

Entre todas ellas tal vez la más popular sería la de los dinosaurios, detonada por las consecuencias del impacto de un asteroide que lenta pero seguramente terminó erradicando a estos seres.

Recomendados

Las causas de cada uno de estos episodios han sido variadas y en muchos de los casos han forzado una suerte de “reinicio” para nuestros ecosistemas en la búsqueda de un nuevo equilibrio.

Pero ciertamente, haciendo memoria, eso no ha sucedido precisamente con la raza humana, y el tiempo sigue corriendo...

Qué es la deuda de extinción

El reconocido paleontólogo, biólogo y editor de la revista Nature, Henry Gee, publicó hace poco en Scientific American un explosivo artículo, cerca del final del pasado año 2021.

Ahí desde el titular era claro y contundente sobre su punto de vista acerca del futuro de los humanos: nuestra especie estaba condenada a desaparecer, teniendo como principal factor de peso un elemento conocido como «deuda de extinción»:

“Sospecho que la población humana está lista no solo para la contracción, sino también para el colapso, y pronto. La amenaza más insidiosa para la humanidad es algo llamado «deuda de extinción».

Llega un momento en el progreso de cualquier especie, incluso de las que parecen prosperar, en que la extinción será inevitable, sin importar lo que hagan para evitarla. La causa de la extinción suele ser una reacción tardía a la pérdida de hábitat.”

Gee explica cómo en la actualidad la falta de una variación genética, la caída en la tasa de natalidad a nivel mundial, el estrés de ciudades sobrepobladas y la contaminación se convierten en los ejes que van encaminando a los humanos hacia ese destino.

Incluso, según afirma, si se implementaran acciones para rebalancear todo y disminuir la contaminación al final el desenlace por la suma de factores en esa deuda sería el mismo.

En sus conclusiones Gee afirma que los humanos son una especie “muerta caminando”, aludiendo a que de una forma u otra está ya condenada.

Sobran elementos para sospechar que sus argumentos son relativamente consistentes.

Tags

Lo Último


Te recomendamos