Ciencia

¿Qué es el “long Covid” en niños y cómo tratarlo?

Un grupo de especialistas acordaron una definición del Covid persistente, pues solo se había abarcado el padecimiento para los adultos

El “long Covid” o Covid persistente es un mal que aqueja a gran parte de los recuperados de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 y que se puede presentar a través de manifestaciones físicas, emocionales, cognitivas o psicológicas.

Algunas de sus características más usuales son la fatiga, la dificultar para concentrarse, tos--sobre todo por la variante ómicron--, pérdida o afectación del gusto y del olfato, así como, en los peores escenarios, trastornos de tipo psicológico, por ejemplo, depresión, estrés o ansiedad.

De inicio, la condición post Covid solo se definió para los adultos por parte de especialistas y la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo, el crecimiento de los casos en niños que han enfermado llevó a un grupo de 120 expertos de todo el mundo a definir esta situación cada vez más preocupante en menores, dentro de un trabajo publicado en la revista Archives of Disease in Childhood.

El consenso establecido por los especialistas surge a partir de las distintas definiciones sobre el tema, que principalmente son diferentes en cuanto al tiempo de duración de los síntomas, qué tipo de manifestaciones del “long Covid” se dan en niños y la gravedad de los cuadros de secuelas de la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2.

La definición se basó en una serie de ejes, que contemplan aspectos básicos de la presencia de la condición del Covid persistente, tales como la presencia de síntomas, que el menor haya pasado por un cuadro de Covid-19 y la existencia de afectaciones a su bienestar mental, físico y social.

Sin embargo, los especialistas dejaron claro que se debe aprender a diferenciar entre el “long Covid” y un cuadro de Covid-19 a fin de brindar el diagnóstico que requieren quienes padecen alguna de las dos situaciones.

Actualmente, existen diferentes terapias brindadas por especialistas con el objetivo de dar atención y facilitar la recuperación en los menores y jóvenes, pues algunas de las secuelas pueden durar hasta cuatro meses, de acuerdo con la evidencia científica.

Esta es la definición del “long Covid” en niños:

“La afección posterior a Covid-19 se produce en jóvenes con antecedentes de infección confirmada por SARS-CoV-2 con al menos un síntoma físico persistente durante una duración mínima de 12 semanas después de la prueba inicial que no puede explicarse por un diagnóstico alternativo. Los síntomas tienen un impacto en el funcionamiento diario, pueden continuar o desarrollarse después de la infección por Covid-19, y pueden fluctuar o recaer con el tiempo”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos