Ciencia

Un paso hacia la fusión nuclear: desarrollaron dentro de un laboratorio un proceso que se ejecuta en el interior de las estrellas

La fusión nuclear es el sueño de la ciencia para ofrecer al planeta energía ilimitada.

A la fusión nuclear la vemos referenciada a cada rato en cualquier película, serie o cómic de ciencia ficción. No se trata de un capricho de los científicos o de algo imposible de alcanzar. Es en realidad un sueño, que de lograrse, se podría generar energía limpia e ilimitada respetando los recursos no renovables del planeta.

Entonces, cada estudio que se enfoque en conseguir este hito pareciera volverse obsesivo. Y algo de fijación hay que tener, pues miles de mentes brillantes no han podido lograrlo.

Incluso en la ciencia ficción, cuando podían hacerlo en segundos para demostrar un punto fantasioso, han preferido ser realistas primero registrando episodios catastróficos antes de lograr el hito. Tal como ocurrió con el Doctor Octopus, en la segunda entrega del Spider-Man de Tobey Maguire, por colocar uno de los ejemplos más populares.

La ciencia tiene décadas de estudios y análisis en los que solo han conseguido dar algunos pequeños, pero importantes pasos. Entonces, recientemente sumaron uno nuevo; uno que podría ser la clave para poder encontrar el camino hacia la ansiada fusión nuclear.

Una publicación de la Agencia Sinc, medio especializado en la materia, explica que la fusión nuclear necesita unir dos núcleos ligeros (a los que identifican como deuterio y tritio) para poder formar un tercer núcleo más pesado que produzca energía.

¿Cuál es el problema con esto? Pues que para desarrollar este proceso se gasta más energía de la que se obtiene en el resultado final. Entonces, para poder revertir dicha eventualidad hay que resolver uno a uno los múltiples procesos que se desarrollan para poder alcanzar el objetivo.

“Plasma ardiente”

Precisamente el proceso que han logrado completar dentro de un laboratorio es el de autocalentamiento de la materia en su estado plasma; es decir que no está en sólido, líquido o gaseoso.

Los responsables de este importante paso para conseguir la fusión nuclear, son científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL), en California, Estados Unidos, califican la consecución de este autocalentamiento como “plasma ardiente”: un proceso en el que la misma fusión es la principal fuente de calor que mantiene ambos núcleos lo necesariamente calientes para mantener y permitir otras reacciones en la unificación del deuterio y tritio.

“Por primera vez en una instalación de investigación de fusión, el combustible se ha autocalentado en su mayor parte. Para que se produzcan las reacciones de fusión es necesario calentar mucho el combustible con algún tipo de fuente de calor externa, pero en un plasma ardiente (cuyo núcleo está a unos 58 millones de grados Celsius) son las propias reacciones de fusión las que calientan el plasma más que ese calentamiento externo”, explicó a SINC, el físico Chris Young, uno de los autores del informe que se publicó en la revista científica Nature.

Para poder lograr este proceso se utilizaron un total de 192 rayos láser. Con este “bombardeo” calentaron y comprimieron de forma rápida una cápsula que contenía unos 200 microgramos de combustible termonuclear.

Así alcanzaron temperaturas y presiones lo suficientemente altas para poder desencadenar las reacciones propias de la fusión nuclear.

“La creación de un plasma ardiente es un claro hito en el camino para demostrar  que se puede generar energía a partir de la fusión, lo que sería relevante para la producción de electricidad”, ejemplifica el mismo físico.

Es apenas un pequeño paso. Con este logro, el reto siguiente es “la construcción de un reactor (algo que) conlleva un enorme número de retos técnicos adicionales, y nuestra atención actual se centra en la ciencia subyacente”, sostuvo Chris Young.

Tags

Lo Último

Te recomendamos