Ciencia

Vivir cerca de espacios verdes puede ayudar a abordar el síndrome premenstrual, revela estudio

Combatir el estrés es una de las claves.

Un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona, España, revela vivir cerca de espacios verdes podría ayudar las mujeres a abordar los irritantes síntomas del síndrome premenstrual (PMS por sus siglas en inglés).

Según los investigadores, los cuatro síntomas más conocidos del PMS son la hinchazón, la ansiedad, la depresión o problemas para dormir, los cuales muchas mujeres experimentan en las semanas previas a su período.

Los académicos determinaron que las mujeres que vivían en vecindarios con más espacios verdes tenían menos probabilidades de experimentar estos síntomas del síndrome premenstrual. Si bien la razón del vínculo sigue sin estar clara, el equipo espera que los hallazgos fomenten más investigaciones.

El coordinador de la investigación, el doctor Payam Dadvand, explicó: “Cada vez más estudios han demostrado que los espacios verdes son beneficiosos para nuestra salud. Sin embargo, en muchas ciudades no tenemos suficiente o no están cerca de donde vive la población. Por lo tanto, los funcionarios de la ciudad deberían priorizar los entornos naturales como esenciales para nuestra salud”.

Más de mil mujeres participaron en el estudio

En la investigación citada en el sitio web del Daily Mail, los autores se propusieron comprender si vivir cerca de espacios verdes urbanos podría tener un efecto beneficioso contra los síntomas del síndrome premenstrual, por lo que recopilaron datos de más de mil mujeres de entre 18 y 49 años que viven en Noruega y Suecia, incluidos cuestionarios sobre su estilo de vida, actividad física y salud reproductiva.

También se les preguntó a las mujeres si habían experimentado alguno de los síntomas más comunes del síndrome premenstrual, como irritabilidad, ansiedad, llanto o aumento de la sensibilidad, depresión, dificultad para dormir, dolor abdominal, sensibilidad en los senos o distensión abdominal y dolores de cabeza.

Mientras tanto, el equipo recopiló datos sobre los barrios donde vivían las mujeres, incluida su distancia a los espacios verdes y la exposición a la contaminación del aire, incluido el dióxido de nitrógeno (NO2) y las partículas PM2.5 y PM10.

Un análisis de los datos reveló que las mujeres que vivían en vecindarios con más espacios verdes tenían menos probabilidades de experimentar ansiedad, depresión, dificultad para dormir y sensibilidad en los senos o hinchazón abdominal.

Al respecto, el doctor Nadvand analizó: “Nuestra investigación subraya la importancia de la exposición a largo plazo a los espacios verdes, que es donde se encontraron los beneficios contra los síntomas del síndrome premenstrual”.

La clave: el contacto con la naturaleza sana el estrés

Los investigadores sugirieron que el acceso a espacios verdes puede reducir el estrés, lo que a su vez puede reducir los síntomas del síndrome premenstrual.

El doctor Kai Triebner, otro de los autores de la investigación, agregó: “Tres de los cuatro síntomas que mejoraron con la exposición a espacios verdes fueron psicológicos, lo cual es consistente con lo que ya sabíamos: el contacto con la naturaleza ayuda a reducir el estrés y mejorar la salud mental”.

Visitar un parque, un bosque o algún lugar con mucho verde por los árboles invita a las mujeres a hacer muchas actividades que pueden ayudar con el estrés, como trotar, hacer ejercicios, pasear a las mascotas o compartir con amigos.

El estrés puede empeorar los síntomas del síndrome premenstrual y aumentar los niveles de la hormona cortisol, lo que, a su vez, podría estar asociado con una mayor liberación de progesterona, que se ha relacionado con la aparición de los síntomas del síndrome premenstrual”, finalizó Triebner.

Tags

Lo Último

Te recomendamos