Ciencia

Células del COVID-19 pueden infiltrarse en el cerebro a través de la nariz y provocar síntomas cognitivos, confirma estudio

La conocida como “niebla mental” es uno de los síntomas.

Investigadores del Rotman Research Institute Baycrest en Toronto, Canadá, y del Centro Nacional de Investigación de Primates de California en Davis, presentaron los resultados de un estudio que confirma que las células del COVID-19 se infiltran en el cerebro a través de la nariz y causan síntomas cognitivos.

Los hallazgos de la investigación fueron mostrados en la Society for Neuroscience y están asociados al COVID prolongado, indica el Daily Mail que citó el informe en su sitio web.

Ambos grupos de investigadores creen que el virus puede afectar directamente al cerebro, causando una variedad de problemas cognitivos, como confusión mental, problemas de memoria y la llamada “niebla mental”.

La investigación deja más información sobre el COVID prolongado, una condición misteriosa que ha aparecido en miles de sobrevivientes del coronavirus meses después de eliminar la infección.

¿Cómo el COVID-19 ingresa al cerebro?

El cerebro humano tiene una barrera sanguínea natural que lo protege de virus y otros objetos extraños. Los estudios presentados encontraron que el COVID-19 y sus variantes podrían sortear esa barrera entrando por la nariz.

Los investigadores de Davis encontraron en su estudio que los monos rhesus que contrajeron el virus mostraban pruebas de que sus neuronas cerebrales estaban infectadas con el virus, y que los mayores o diabéticos (factores de riesgo) tenían más probabilidades de mostrar una infección de las neuronas cerebrales.

El sistema inmunológico es reacio a atacar a las neuronas porque posiblemente son las células más importantes del cuerpo, por lo que las neuronas infectadas pueden viajar por el cuerpo con poca resistencia. Esta podría ser la causa de algunos problemas cognitivos relacionados con COVID prolongado porque el virus permanece en el sistema nervioso.

El equipo de investigación con sede en Toronto descubrió que los pacientes con coronavirus mostraban diferentes ondas cerebrales hasta siete meses después de la infección. En promedio, sus cerebros no funcionaban tan eficientemente como las personas que no tenían la enfermedad.

Queda mucho por investigar

Allison Sekuler, doctora, investigadora principal y vicepresidenta de investigación en Baycrest, explicó que los hallazgos muestran claramente que el COVID-19 está afectando el cerebro de alguna manera, aunque se necesita más investigación para determinar exactamente cómo.

A su vez, el doctor Greg Vanichkachorn, un médico que trata a pacientes con COVID durante mucho tiempo en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, aseguró que “es mucho más que un virus respiratorio”.

Siempre he sentido desde muy temprano en el tratamiento de pacientes con esta afección que es más que una simple afección respiratoria. No me sorprenden estos hallazgos”, declaró Vanichkachorn a NBC News.

El neurólogo Sam Pleasure, profesor de neurología de la Universidad de California en San Francisco, declaró a Daily Mail que partes del cerebro también podrían inflamarse como parte de una respuesta inmune al virus.

En los casos que ha estudiado, los pacientes que se recuperaron de COVID han sufrido afecciones psiquiátricas graves meses después de sufrir el virus.

Como neurólogos, estamos acostumbrados a pensar que estas cosas están ocurriendo después de los fenómenos infecciosos”, dijo.

Si bien las personas que están hospitalizadas tienen más probabilidades de sufrir problemas cognitivos a largo plazo, los expertos también han detectado casos de COVID prolongado en personas con casos relativamente menores.

Tags

Lo Último

Te recomendamos