Ciencia

Un planeta gigante orbitando una enana blanca podría revelar el futuro de nuestro sistema solar

El planeta está a unos 6.500 años luz de distancia y tiene un tamaño similar a Júpiter.

La edad de nuestra estrella masiva tiene fecha de expiración. Según los cálculos que estiman los científicos en estudios previos, el Sol debería comenzar su muerte dentro de aproximadamente unos 5.000 millones de años.

¿Llegará a su fin el sistema planetario donde vivimos? Probablemente sí. Sin embargo, son teorías sobre lo que podría ocurrir, según los eventos estelares que se ven en la misma Vía Láctea, donde hay otras estrellas masivas con exoplanetas girando a su alrededor.

Los soles pasan por varias etapas, según su clasificación de estrella masiva. El nuestro, enano amarillo por ahora, debería pasar a gigante rojo, para posteriormente llegar a una estrella enana blanca. Entonces, en esta segunda etapa alcanza una fuerza gravitacional tan grande y un poderío de tal magnitud, que los planetas a su alrededor no serán capaces de soportar y quedarían totalmente destruidos.

Suena a ciencia ficción, pero son las estimaciones según observaciones. Las enanas blancas detectadas, solas en un amplio espacio profundo, son las pruebas que los astrónomos tienen para exponer. Pero un evento inusual fue detectado en un lugar que se ubica a unos 6.500 años luz de distancia, específicamente hacia el centro de la Vía Láctea, nuestra galaxia.

Un planeta con una masa similar a la de Júpiter está orbitando a una estrella enana blanca, a una distancia como la que hay entre la Tierra y el Sol que vemos cada mañana. ¿Qué está pasando? ¿Cómo sobrevivió este planeta a las etapas del Sol? ¿Pasará algo similar en nuestro sistema solar? Son preguntas que claramente se hacen los científicos que detectaron este extraño comportamiento.

Evento inusual pero confirmado

Se creía que un planeta gaseoso tendría que estar mucho más lejos de su estrella para soportar la supervivencia a la evolución. Entonces, da cierta esperanza a que los planetas gaseosos que tenemos sobrevivan al evento solar que se espera que ocurra de cinco mil millones de años.

“Esta prueba confirma que los planetas que orbitan a una distancia suficientemente grande pueden seguir existiendo después de la muerte de su estrella. Dado que este sistema es un análogo a nuestro propio sistema solar, sugiere que Júpiter y Saturno podrían sobrevivir a la fase de gigante roja del Sol, cuando se quede sin combustible nuclear y se autodestruya”, explica Joshua Blackman, autor principal del estudio e investigador postdoctoral de Astronomía en la Universidad de Tasmania en Australia, en un comunicado que reseña Cnn En Español.

Para poder dar con este hallazgo, los científicos utilizaron una técnica de la cual hemos hablado anteriormente. Se trata del microlente gravitacional. Esta es una herramienta en la que se usa la gravedad de una estrella cercana, para reflectar lo que ocurre en otra más lejana. Para que pueda ser ejecutada con exactitud, los planetas o estrellas más lejanas tienen que estar alineadas entre ellas y con nuestro planeta.

Tags

Lo Último

Te recomendamos