Ciencia

Día del mol: tres datos curiosos sobre esta extraña pero importante cantidad química que sirve para contar átomos

Es una cantidad muy útil para los químicos

El mol es uno de los conceptos centrales con los que trabajan los químicos todos los días, pero también es uno de los más complejos de entender, porque involucra un número muy grande: el número de Avogadro.

Ese número escrito en algo que se llama notación científica tiene el valor de 6.02 x 10 elevado a la potencia 23, eso quiere decir que si lo escribimos de manera normal sería algo así: 602000000000000000000000, es decir una cantidad con un número y 23 ceros después.

Por la forma en que se escribe la potencia de este número en notación científica: 10 elevado a la 23, es que en muchos países, como EE. UU., en los que escriben la fecha como mes/año, el día 23 de octubre, 10/23 se considera el día del mol.

Avogadro no determinó el número que lleva su nombre

El número o constante de Avogadro es un número muy grande, porque sirve para contar cosas muy pequeñas: los átomos y las moléculas.

Lorenzo Romano Amedeo Carlo Avogadro Bocadoconde de Quaregna y Cerreto, además de tener un nombre muy largo fue un físico y químico italiano que vivió desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX.

Amedeo Avogadro, como se le conocía, lo que hizo fue estudiar el comportamiento de sustancias en estado gaseoso y se dio cuenta que dos gases diferentes si dos gases diferentes, ocupaban el mismo volumen, era porque ambos tenían el mismo número de partículas.

En ese momento Avogadro no determinó el número de partículas, solamente describió esta situación, pero sus ideas no fueron bien recibidas porque en ese momento el concepto de átomo no se veía como algo tangible y real que formaba a la materia, sino solo como una idea.

Tuvieron que pasar muchos años para que se tomara en serio esta forma de contar los átomos o moléculas que hay en una sustancia.

El mol de cada sustancia tiene diferentes tamaños

Al mol se le suele llamar “la docena de los químicos”, porque es un número fijo que sirve para contar cosas diferentes.

Si pensamos en docenas de diferentes cosas podemos notar que tienen diferentes tamaños: una docena de manzanas pesará más que una docena de uvas.

Eso mismo pasa con los átomos y moléculas: una “docena” de átomos grandes, es más pesada, que una “docena” de átomos pequeños.

Por eso el mol de cada sustancia se verá de diferente tamaño: un mol de oro pesa 197 gramos, mientras que un mol de hierro, pesa 56 gramos. Pero en ambas sustancias tienen el mismo número de átomos, solo que en un caso son átomos de oro, y en la otra átomos de hierro, y en los átomos de hierro son más pequeños que los de oro.

El número de Avogadro es realmente muy grande

Una de las dificultades para entender el mol y el número de Avogadro es que es realmente muy grande. Y en general a nuestro cerebro le cuesta trabajo pensar en cosas de las que no puede tener una magnitud aproximada.

Si además ese número muy grande se refiere a cosas muy pequeñas que no podemos ver, cómo los átomos, todo se complica más.

Pero entonces si dejamos de pensar en átomos y pensamos en cosas más grandes, podemos tener una idea más clara de la magnitud del número de Avogadro.

Si tuviéramos un mol de donas o rosquillas, es decir el número de Avogadro de ese pan, serían tantas pero tantas rosquillas, que cubrirían la Tierra en una capa que tendría un espesor de 8 km de profundidad. Sin duda sería muchas rosquillas, pero quizá apenas serían suficientes para celebrar apropiadamente el Día del mol.

Tags

Lo Último


Te recomendamos