Ciencia

¿Qué es la quimiofobia? Tal vez tu podrías sufrir esta condición y no lo sabes

Si piensas que lo natural es “bueno” y los químicos son “malos”, sigue leyendo

“Vivimos en una sociedad absolutamente dependiente de la ciencia y la tecnología, en la cual prácticamente nadie sabe nada acerca de la ciencia o la tecnología. Esta es una clara receta para el desastre”.

Estas palabras del astrónomo y divulgador Carl Sagan tienen más de 20 años, pero siguen siendo vigentes. Y valen para cualquier ciencia pero también especialmente para la química.

La química está muy presente en nuestra vida cotidiana, aunque no la notamos, y de hecho muchas veces cuando pensamos en ella, consideramos que está ahí para mal.

En nuestros tiempos “químico” se ha vuelto sinónimo de “dañino” o “tóxico”, cuando en realidad no hay nada más alejado a la realidad.

Pero esta tendencia se ha vuelto tan marcada que vivimos ahora en una sociedad profundamente “quimiofóbica”: mucha gente le tiene un temor irracional a la química.

¿Qué tan irracional es la quimiofobia?

Hace poco se entregaron los premios Nobel, cuya fundación se basó en la fortuna que hizo un hombre, Alfred Nobel, que inventó, entre otras cosas, explosivos, gracias al conocimiento de la química que tenía.

También hemos escuchado de la contaminación que existe en ríos y suelos debido a los “químicos” que se liberan al ambiente y que pueden tener consecuencias graves.

Uno de estos casos es el DDT: un plaguicida que se usó de forma extensiva durante muchos años, y que sirvió para eliminar no solo plagas de los cultivos, sino los mosquitos que causan la malaria. Pero que desgraciadamente luego se comprobó que era muy tóxico para los seres humanos y otros animales.

Entonces podría parecer que tener miedo de lo “químico” no es tan irracional como parece, pues es cierto que existen ejemplos en que las sustancias químicas pueden causarnos algún daño.

Pero la quimiofobia va más allá de esas preocupaciones que hasta cierto punto son normales y termina haciendo generalizaciones que además no son del todo válidas.

¿Los “químicos” son malos?

Una de las primeras cosas en las que tenemos que pensar para evitar caer en la quimiofobia, es que todos los materiales que nos rodean son sustancias químicas o mezclas de ellos.

De manera cotidiana se usa mucho el término “químicos” para referirse a las sustancias químicas, pero ese término también va casi siempre cargado de ese significado negativo. Hay incluso productos que se anuncian como “libres de químicos”.

Pero decir eso es una mentira: no es posible que exista algo tangible que esté “libre de sustancias químicas”, pues todo lo que nos rodea está hecho de combinaciones de elementos químicos.

Sea el aire “puro” del campo, o el aire contaminado de una ciudad, una fruta que cortamos de un árbol para comerla o una taza de café soluble: todo tiene sustancias químicas.

Aquí lo que nos falla es la distinción no entre lo natural y lo “químico”: que no hay ninguna, sino entre sustancias que pueden ser dañinas para nosotros y las que son inocuas.

Es cierto que la química puede producir sustancias tóxicas como el DDT, pero también algunos de los venenos más potentes existen en la naturaleza.

Entonces tendríamos que cambiar ese enfoque de que lo “químico” es malo, considerando que todos los materiales que nos rodean, sean naturales o artificiales, son sustancias químicas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos