Ciencia

¿Te cuesta esculpir una figura esbelta? Los genes que heredaste podrían ser los culpables, sugiere un estudio

Hay personas que incluso siguiendo lo que dicta el manual, no logran el abdomen perfecto, por ejemplo.

Para tener una figura esbelta, en la que el abdomen es plano y marcado, y la proporción del resto de las otras partes del cuerpo están definidas y compactas, es necesario seguir una dieta estricta, en primer lugar. Después hay que someterse a un régimen de entrenamiento físico en la que trabaje la totalidad de la extensión corporal.

Sin embargo, hay personas que incluso cumpliendo todo lo que dice el manual, y con grupos de expertos acompañando el proceso, no logran llegar a la “perfección” sacada de revista que muchos buscan. Entonces, un reciente estudio científico encuentra que el ADN que hereda cada persona podría jugar un papel crucial en este fenómeno.

Dicen que quienes no heredaron buenos genes, no van a llegar a esa ansiada meta por mucho que lo intenten, a menos que ejecuten un cambio en la rutina de entrenamiento. Los resultados de este análisis, ejecutado por científicos de la Universidad Anglia Ruskin en Cambridge, estudiaron 24 investigaciones previas para llegar a esta conclusión.

Reseña Daily Mail que en el estudio observaron una serie de ejercicios diseñados para mejorar la fuerza muscular. Y encontraron que según la diferencia genética, hubo un 72% de variación en los resultados finales.

“Los investigadores concluyeron que 13 genes son responsables de cómo reacciona el cuerpo a la aptitud cardiovascular, la fuerza muscular y los ejercicios de potencia anaeróbica”, destacó el portal citado.

Hay un camino

Si estás en medio de un entrenamiento que se acompaña de un régimen alimenticio y no estás obteniendo los resultados que deseas, no te desanimes. Este estudio no busca que abandones tu rutina y explica que la salud corporal que estás buscando es posible.

Dicen que según la genética de cada persona, los ejercicios deben ser focalizados de manera diferente. Entonces, las rutinas de entrenamientos individuales podrían ser la gran solución al inconveniente.

“Sabemos que el ejercicio es bueno para nosotros, pero todos mejoramos a ritmos diferentes, incluso cuando seguimos regímenes de entrenamiento idénticos. Esto significa que hay otros factores en juego”, explica Henry Chung, autor del artículo y científico deportivo de la Universidad Anglia Ruskin.

El estudio que dirigió Chung analizó un total de 3012 personas en las edades comprendidas entre 15 y 55 años. De esta manera encontraron como la genética impacta directamente en tres partes del cuerpo durante los ejercicios físicos.

Estos tres factores son: la potencia anaeróbica, la aptitud cardiovascular y la fuerza muscular. Entonces, al saber la información de como afecta cada ejercicio en estas áreas de una persona, se puede establecer una rutina adecuada para lograr cumplir los objetivos y evitar las frustraciones.

“Debido a que la composición genética de cada persona es diferente, nuestros cuerpos responden de manera ligeramente diferente a los mismos ejercicios. Por lo tanto, debería ser posible mejorar la efectividad de un régimen de ejercicio identificando el genotipo de una persona y luego adaptando un programa de entrenamiento específico solo para esa persona”, explicó Henry Chung.

Tags

Lo Último

Te recomendamos