Ciencia

Un colorante común de los alimentos quedó prohibido en Europa por causar efectos negativos en el ADN

Intentan descubrir si contienen un elemento “genotóxico”.

El organismo de salud de la Unión Europea ha determinado la prohibición del uso de un aditivo llamado dióxido de titanio. Dicha sustancia es conocida en el mundo por producir colores blancos en diferentes productos como medicamentos o alimentos. Una reciente investigación encontró que este colorante es genotóxico cuando se usa para el consumo humano.

No es primera vez que se estudian las consecuencias negativas que produce el dióxido de titanio. Durante años, diferentes grupos de expertos han presentado investigaciones que arrojan resultados que se contraponen. Por lo tanto, ante la duda, la Unión Europea decidió liderar un trabajo de investigación sobre los efectos negativos o genotóxicos de la sustancia.

Cualquier dulce o pastel de color blanco que nos encontramos comúnmente en las confiterías, tienen dióxido de titanio. Algo que intentaron encontrar en la investigación es la cantidad justa de este colorante que represente un problema real. Se cree, por resultados mixtos previos, que el problema estaría en las dosis de este ingrediente presente en un dulce.

En los inicios del 2021 la autoridad de Seguridad Alimentaria (EFSA) de la Unión Europea observó de cerca un estudio en el que encontraron y señalaron que el dióxido de titanio “ya no es seguro”. Esta nueva evaluación en la sustancia actualiza el resultado de la investigación anterior de la EFSA publicada en 2016, que destacó la necesidad de más investigación para llenar las lagunas de datos.

“Teniendo en cuenta todos los estudios y datos científicos disponibles, el panel concluyó que el dióxido de titanio ya no puede considerarse seguro como aditivo alimentario. Un elemento crítico para llegar a esta conclusión es que no pudimos excluir los problemas de genotoxicidad después del consumo de partículas de dióxido de titanio. Después de la ingestión oral, la absorción de partículas de dióxido de titanio es baja, sin embargo pueden acumularse en el organismo”, dijo profesor Maged Younes, presidente del panel de expertos de la EFSA.

Sustancia genotóxica

El portal de la EFSA, donde se publica toda la información del estudio, también dedica unas líneas para explicar que la genotoxicidad es la capacidad de una sustancia química para dañar el ADN. Es decir, el material genético de las células.

Un elemento que genere genotoxicidad es capaz de producir efectos cancerígenos en las células. En consecuencia, los expertos se encuentran en la obligación de evaluar el posible efecto genotóxico de una sustancia para llegar a una conclusión sobre su seguridad.

“Aunque la evidencia de los efectos tóxicos generales no fue concluyente, sobre la base de los nuevos datos y los métodos reforzados no pudimos descartar una preocupación por la genotoxicidad y, en consecuencia, no pudimos establecer un nivel seguro para la ingesta diaria del aditivo alimentario”, finalizó Matthew Wright, miembro del Panel de la FAF.

Tags

Lo Último

Te recomendamos