Ciencia

A los murciélagos también les gusta salir a beber con sus amigos

Sus costumbres sociales también influyen en su alimentación

Es sábado por la noche y quieres salir a tomar algo con tus amigos. O quizá solo ir a algún lugar cercano y ver si encuentras a alguien conocido.

Esta descripción bien podría aplicarse a muchas personas que están leyendo esto, pero resulta que también es algo válido para los murciélagos, específicamente los que se alimentan de sangre de otros animales.

Contrario a lo que muchas veces se piensa, no todos los murciélagos son chupasangre. Sí es cierto que existen algunas especies de vampiros.

Todos esos murciélagos hematófagos -que se alimentan de sangre-, pertenecen a la subfamilia llamada Desmodontinae.

Y a pesar de la mala fama que pueden tener en la cultura popular, los murciélagos vampiros no matan a sus presas.

Solo hacen unas incisiones superficiales que no cortan venas ni arterias, de donde toman la sangre. Además su saliva tiene anticoagulantes, que evitan que el animal se desangre y cicatrice pronto su herida.

Como los murciélagos son nocturnos, muchos de los animales de los que se alimentan están durmiendo durante el proceso y se enteran muy poco.


Murciélagos amistosos

A esas salidas nocturnas para beber sangre, salen muchos murciélagos que viven en la misma zona Pero en general, puede parecer que sus actividades de búsqueda y selección de presas son más bien individuales.

Sin embargo, se sabe que ciertas especies de vampiros forman vínculos sociales, que son duraderos incluso entre individuos que no están emparentados.

Esos vínculos implican que los murciélagos que son amigos, pasan tiempo juntos mientras no están volando, e incluso si a alguno de ellos le hace falta comida, los demás regurgitan algo de sangre para ellos.

Pero es más difícil identificar qué pasa con esos vínculos sociales cuando los murciélagos salen a volar y buscar presas para alimentarse por las noches.

Encuentros nocturnos

Basándose en estudios previos de que los murciélagos de una comunidad realizan actividades cooperativas, dos biólogos, decidieron observar las costumbres de alimentación de vampiros de la especie Desmodus rotundus.

Se sabía que los vampiros que son amigos, no salen al mismo tiempo en las noches para cazar, así que eso parecía ser una señal de que para esa actividad los vínculos se rompían. Pero ahora sabemos que no es así, al menos no del todo.

En esas salidas no es raro que unos murciélagos se topen con otros que se están alimentando de una presa específica, por ejemplo una vaca.

Pero a veces, esos encuentros no salen muy bien, si es que los murciélagos no se conocen, puede haber incluso peleas, o simplemente no permanecen mucho tiempo unos juntos a otros mientras se están alimentando.

Sin embargo, los biólogos evolutivos Simon Ripperger, del Museo de Historia Natural de Berlín, y Gerald Carter, de la Universidad Estatal de Ohio, encontraron que los murciélagos que son amigos no tienen esos problemas.

Los resultados de su estudio de campo, en el usaron sensores para rastrear a los murciélagos e incluso hicieron grabaciones nocturnas de sus actividades, se publicaron recientemente en la revista especializada PLOS Biology.

En sus análisis, Ripperger y Carter describen que si los murciélagos amigos llegan a encontrarse mientras están cazando comparten la misma presa. No solo eso, sino que permanecen un buen tiempo juntos alimentándose, mucho más que los murciélagos que no son amigos.

Aunque parece que estos encuentros no son concertados, parece que los murciélagos, igual que nosotros, pueden estar muy felices de encontrar unos amigos cuando salen a cenar o a beber unos tragos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos