Ciencia

Sorprendente ilustración de la NASA muestra como un agujero negro devora una estrella masiva como el Sol

Mientras la estrella está siendo consumida por el agujero, deja una extensa estela detrás.

Uno de los eventos más sorprendentes que tiene el universo es el consumo de objetos estelares, por parte de un agujero negro. Y aunque ningún observatorio, telescopio espacial o persona que los maneje ha sido testigo visual en primer plano de este fenómeno, los registros de rayos X permiten realizar ilustraciones de cómo se vería.

Por lo tanto, la NASA, a través de su Laboratorio de Propulsión a Chorro, el JPL, ilustró el fenómeno astronómico que ocurre a miles de millones de años luz de distancia. Detalla el portal del Daily Mail que las imágenes muestran a la estrella ingresando a un inmenso agujero que en escala de tamaños y proporciones, la supera por años luz de distancia.

Cuando la estrella está siendo consumida, deja una impresionante estela de polvo alrededor de su anillo, pues el agujero se va llevando los componentes del cuerpo celeste, por separado.

Este agujero negro en específico fue captado mediante rayos X que se emitieron en un evento de interrupción de las mareas. A este fenómeno se le conoce como J2150. Por mucho tiempo este espectáculo se hizo esquivo para las herramientas de las agencias espaciales y astronómicas. No obstante, ahora que fue captado, trabajan a toda máquina con los datos que detectaron.

“El hecho de que pudimos atrapar este agujero negro mientras devoraba una estrella ofrece una oportunidad extraordinaria para observar lo que de otro modo sería invisible. No solo eso, sino que al analizar la llamarada pudimos comprender mejor esta elusiva categoría de agujeros negros, que bien puede representar la mayoría de los agujeros negros en los centros de las galaxias”, dijo Ann Zabludoff, coautora del artículo y profesora de la Universidad de Arizona, según la publicación de Daily Mail.

Un hallazgo sorprendente

Al momento de analizar los datos que los científicos obtuvieron de J2150 no daban crédito de lo encontrado. Compararon con otros eventos estelares, revisaron de nuevo y confirmaron una vez más; era necesario estar seguros antes de gritar: ¡Eureka!

Entonces, al comparar la masa de los objetos, demostraron que la llamarada detectada se originó a partir de un encuentro entre una estrella desafortunada y un agujero negro de masa intermedia. De esta manera, este hallazgo se puede relacionar con un importante grupo de agujeros negros en múltiples galaxias del universo.

“Gracias a las observaciones astronómicas modernas, sabemos que los centros de casi todas las galaxias que son similares o más grandes en tamaño que nuestra Vía Láctea albergan agujeros negros supermasivos centrales. Estos gigantes varían en tamaño entre 1 millón y 10 mil millones de veces la masa de nuestro sol, y se convierten en poderosas fuentes de radiación electromagnética cuando cae demasiado gas interestelar en su vecindad”, añadió el coautor de la investigación, Nicholas Stone, profesor titular de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Y aunque todavía falta mucho por conocer, celebran la nueva información detectada. A continuación compartimos las dos imágenes ilustrativas que compartieron dos organizaciones de la NASA: el JPL y Goddgard Space Fligth Center.

Tags

Lo Último

Te recomendamos