Ciencia

Estudio: Carne y productos lácteos representan el 57% de las emisiones de gases de efecto invernadero de alimentos

La investigación asegura que el consumo de carne en exceso es malo tanto para los consumidores como para el planeta.

El consumo excesivo de carne perjudica a las personas y al planeta.

Más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de los alimentos se deben a la carne y los productos lácteos, afirma un estudio de expertos internacionales, que con exactitud informaron sobre un 57% de las emisiones por los referidos alimentos.

El estudio, publicado en la revista Nature Food y citado en Daily Mail, menciona una cifra que perturba a los especialistas: la producción mundial de alimentos es responsable de 17.318 millones de toneladas métricas de emisiones de gases de efecto invernadero por año.

En total, el 57% representan 9.8 mil millones de toneladas métricas, que provienen de la producción animal, y el 29% o 5.1 mil millones de toneladas métricas, de alimentos de origen vegetal.

La carne de vacuno y el arroz son los productos básicos de origen animal y vegetal que más contribuyen, ya que contribuyen con el 12% y el 25%, respectivamente, de todas las emisiones relacionadas con la producción de alimentos.

Consumo de carne, malo para las personas y el planeta

Las emisiones globales de la producción de alimentos de origen animal son casi el doble que las de alimentos de origen vegetal. Comparando el nivel de producción con el nivel de consumo, las dietas ricas en carne ponen en riesgo la salud de los consumidores, y además, contribuyen con la ganadería a gran escala, al destruir hábitats y generando más GEI.

El estudio encontró que la agricultura basada en alimentos representa el 35% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre. De esa estadística, las emisiones de alimentos de origen vegetal contribuyen con el 29%, que consta de un 19% de CO2, un 6% de metano y un 4% de emisiones de óxido nitroso.

Las emisiones de alimentos de origen animal contribuyen con el 57%, que consta de un 32% de CO2, un 20% de metano y un 6% de emisiones de óxido nitroso.

La carne de res fue, con mucho, responsable de la mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero de todas las carnes y productos lácteos con, más de 4 mil millones de toneladas métricas, seguida de la leche de vaca, el cerdo, carne de pollo, carne de oveja, carne de búfalo, huevo de gallina, leche de búfala, carne de abrigo y carne de caballo.

El metano generado por el cultivo de arroz y los animales, y el óxido nitroso de los fertilizantes son 34 y 298 veces más potentes que el CO2, respectivamente, cuando se trata de atrapar el calor en la atmósfera, explicó uno de los autores, Xiaoming Xu.

La carne de vacuno fue, con mucho, responsable de la mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero de todas las carnes y productos lácteos.

Las cifras de GEI por alimentos vegetales son menores

En cuanto a los alimentos de origen vegetal, el arroz representó la mayor parte de las emisiones, con más de 2 mil millones de toneladas métricas, seguido del trigo, la caña de azúcar, el maíz y la yuca.

También entre las 10 plantas más emisoras de gases de efecto invernadero se encuentran la papa, la soja, el frijol, la colza, la mostaza y el girasol.

Atul Jain, el director del estudio y profesor de ciencias atmosféricas de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, habló de la necesidad de que los legisladores desarrollen políticas públicas para mitigar las emisiones de GEI, “antes de que el cambio climático se vuelva irreversible”.

El desarrollo de estrategias de mitigación del clima debe basarse en estimaciones precisas de las emisiones de GEI de todas las fuentes, incluidas las de la producción y el consumo de alimentos de origen vegetal y animal totales e individuales”.

Tags

Lo Último

Te recomendamos