Estudios

Estudio encuentra que el vino sin alcohol ofrece los mismos beneficios para el corazón que el original

Estudios previos, realizados por investigadores certificados, han encontrado beneficios en el vino para la salud cardiaca.

Dice un viejo adagio que el vino moderado es «salud para el cuerpo y alegría para el alma». Por años, diferentes investigaciones lo han demostrado exponiendo la influencia de la reconocida bebida en la salud cardiaca. Por lo tanto, una nueva investigación no llega para negar esta afirmación científica. Todo lo contrario, la refuerza expresando que el vino sin alcohol ofrecería los mismos beneficios.

Quizás el fanático más ortodoxo del vino se ofenda con dicha investigación. Y además, se niegue a jamás probar una copa de una bebida de este tipo sin alcohol (que las hay, y en grandes variedades). No obstante, si algún día llega a tener problemas de adicción y además quiere seguir cuidando su corazón, un ‘vinito’ sin alcohol podría ser una gran solución.

La investigación que determina esta afirmación fue realizada por expertos de la Universidad Anglia Ruskin, ubicada en Cambridge, Reino Unido. Estos científicos se sentaron en las computadoras y comenzaron a analizar una serie de datos de aproximadamente 450.000 personas en el mundo que tienen entre 40 y 69 años. Estas personas, en algún momento se prestaron para un estudio en el que aceptaron tener un consumo moderado de vino, con alcohol algunas y sin otras.

Entonces, los primeros resultados arrojaron que, quienes bebían un promedio de 11 copas de vino a la semana, tenían un 40 por ciento menos de riesgo de sufrir enfermedades coronarias, en comparación con quienes no beben nada de vino o, por el contrario, son bebedores compulsivos, reseña Daily Mail.

Pero, atención. Los científicos encontraron el mismo resultado de reducción de riesgo, entre quienes regularmente consumen vino sin alcohol.

Vino original: ¿Qué significa esto?

La lógica de los investigadores, les hizo escribir en un informe que el beneficio para reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, viene de las uvas. Por lo tanto, comenzaron a describir los efectos y componentes que tiene esta pequeña fruta.

Los expertos recuerdan que las uvas son ricas en unos antioxidantes a los que llaman polifenoles. Dicho componente es capaz de mejorar la función del revestimiento interno del corazón. Además, también tiene participación en el aumento de los niveles de colesterol protector.

Los investigadores dejan en claro que «no apoyan la idea de que el alcohol de cualquier tipo de bebida sea beneficioso para la salud». Sin embargo, al mismo tiempo expresan que en el vino hay una «relación beneficiosa protectora innegable».

En este sentido, celebran que «esta relación también se observa en el vino sin alcohol, por lo que sugiere que los beneficios se deben a los polifenoles del vino más que al alcohol», dijo el Dr. Rudolph Schutte, investigador de la Universidad Anglia Ruskin y autor del estudio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos