Internet

Pagaron más de 300 mil dólares por un NFT falso de Bansky, ¿qué pasó con el dinero?

Un caso muy, muy extraño.

La moda de los NFT continúa en alza, generando elogios y críticas a partes iguales y en voz alta. Esta vez ocurrió un caso, si se quiere, con un final feliz: un Bansky que costó más de 300 mil dólares.

¿Cuál es la particularidad? Que la obra no la realizó el reconocido creador británico, sino otra persona desconocida.

El final feliz llegó porque el estafador devolvió el dinero, pagado en Ethereum por un tal Pranksy, lo que hizo dudar a muchos si la situación no fue provocada por el mismo comprador, como una broma.

Así ocurrió la estafa fallida del NFT Bansky falso

Todo comenzó porque el coleccionista, Pranksy (prank, en inglés, quiere decir broma), compró el NFT del artista británico. Lo hizo a través de una página que presuntamente era original, aunque luego fue borrada.

¿Qué es un NFT? Es un token no fungible (Non-fungibles Token), una pieza de arte digital que cuenta con un alto valor en criptomoneda. El token es una unidad de referencia, y al ser no fungible se asocia un valor determinado a un objeto original único.

Por lo tanto, un NFT es un registro para el que posee una pieza digital única. Los precios pueden ascender a cientos de miles de dólares, como una tarjeta coleccionable de LeBron James que se vendió en 208 mil dólares en criptomonedas.

La imagen, atribuida a Bansky y vendida en 100 Ethereum (300 mil dólares, aproximadamente), mostraba a una persona con estilo Cryptopunk fumando frente a chimeneas industriales.

No obstante, un portavoz del artista británico dijo que este no participó en la creación de ningún NFT.

Pranksy, que se define como inversionista y entusiasta de los NFT, con una cuenta verificada de casi 116 mil seguidores en Twitter, dijo luego que el vendedor le devolvió sus criptomonedas.

¿Era todo una broma?

En un tuit, Pransky luego señaló: “Para aquellos que sienten que esto puede haber sido una especie de truco: nunca arriesgaría una relación futura con Bansky o cualquier artista fino contratando a alguien para piratear su sitio web y luego comprando un NFT”.

“¡Qué día tan inusual!”, cerró.

The Verge indica que no es el primer caso de este estilo que se ve en el mundo de los NFT. “Hemos visto a los vendedores tratar de hacer pasar el trabajo de otros artistas como propio antes, y si esta situación involucraba a casi cualquier otro artista, probablemente no habría ninguna duda si esto era una estafa”.

El mismo Pranksy le contó a The Verge que otro estafador creó un NFT duplicado, regalándoselo luego. Así que, si en la vida real las estafas y falsificaciones de obras de arte están a la vuelta de la esquina, en el mundo virtual no es la excepción.

Tags

Lo Último


Te recomendamos