Ciencia

Científicos confirman que un estudiante alemán puede encoger y agrandar sus pupilas a voluntad

Los investigadores creen que hay muchas más personas con esta inusual habilidad.

Un informe de científicos de la Universidad de Ulm confirmó que un estudiante de 23 años en Alemania, a quien llamaron “DW” para proteger su identidad, puede encoger y agrandar sus pupilas a voluntad y si se le pide, algo considerado como una hazaña y que físicamente era imposible para los expertos.

“DW” se dio cuenta de que tenía la capacidad de controlar de forma voluntaria el tamaño de sus pupilas cuando tenía 16 años, mientras intentaba relajar sus ojos después de una larga tarde jugando en su computadora con sus amigos. Un amigo del gamer notó que una de sus pupilas era significativamente más grande que la otra, y desde entonces, practicó para perfeccionar esta habilidad.

El joven conversó con el autor principal del informe, el profesor Christoph Strauch del departamento de psicología experimental de la Universidad de Utrecht en Países Bajos, y definió cómo se siente agigantar o empequeñecer sus globos oculares: “Contraer la pupila se siente como agarrar, tensar algo; agrandarlo se siente como liberarse completamente, relajar el ojo”.

Los científicos notaron que “DW” podía controlar el tamaño de sus pupilas mientras se relajaba y charlaba con los investigadores, y agregaron que la resonancia magnética funcional mostró una mayor activación de ciertas partes del cerebro involucradas en la voluntad, lo que confirma el movimiento muscular voluntario.

¿Cómo lo hace?

Los autores del informe, publicado en ScienceDirect y compartido por OddityCentral, señalan que, si bien algunas personas pueden alterar el tamaño de sus pupilas a través de «métodos indirectos», “DW” puede controlar directamente el músculo del esfínter en sus ojos para ajustar el tamaño de sus pupilas.

Mediante lo que parece ser un control directo de la musculatura de su ojo, “DW” pudo dilatar sus pupilas hasta 2,4 milímetros de diámetro y contraerlas hasta 0,88 mm.

El estudio no pudo probar que el joven no estaba usando ningún método indirecto. Sabiendo que algunas personas pueden ajustar el tamaño de sus pupilas indirectamente, los investigadores de Ulm probaron a “DW” para ver si estaba usando técnicas como pensar en la luz brillante o en absoluta oscuridad.

Midieron las propiedades eléctricas de la piel aplicando un voltaje para probar si estaba esforzándose mentalmente para controlar el tamaño de sus pupilas. Y no lo estaba haciendo.

El joven incluso pudo contraer sus pupilas más allá del grado máximo que normalmente se observa cuando se enfoca en objetos cercanos. Esto le permitió ver los objetos con claridad casi dos veces más cerca de su rostro de lo que podría sin controlar sus pupilas. Es decir, que hasta la visión cercana mejora con esta habilidad.

Los científicos creen que varias personas pueden hacerlo

Strauch y sus colegas creen que hay más personas con esta inusual habilidad y que algunos se han acercado al equipo para que puedan entender mejor lo que pueden hacer con sus ojos. “DW” es, oficialmente, en la primera persona conocida que puede modificar el tamaño de sus pupilas a voluntad.

Meses atrás, un video en TikTok se hizo viral, con las imágenes de una joven que, efectivamente, podía modificar el tamaño de ambos globos oculares.

Todas las teorías indicaban que la dilatación de la pupila era un proceso completamente automatizado por varios factores, como entrar en un entorno brillante u oscuro, pero la habilidad del estudiante alemán le da vuelta todas las tesis.

Tags

Lo Último


Te recomendamos