Espacio

Descubren nuevas grietas en módulo ruso de la Estación Espacial Internacional

Más problemas en la ISS.

En abril de este año, Rusia anunció que se iría de la Estación Espacial Internacional argumentando el mal estado del módulo del país. Ahora se descubrieron nuevas grietas en su zona.

La salida de los cosmonautas Oleg Novitsky y Pyotr Dubrov se espera para 2025. Mientras, tendrán que lidiar con los problemas en el módulo Zarya.

El portal noticioso RIA cita a funcionarios rusos que hablan sobre el tema. Sin embargo, no existe confirmación de que estas causen fugas de aire de la ISS.

“Se han encontrado fisuras superficiales en algunos lugares del módulo Zarya. Esto es malo y sugiere que las fisuras comenzarán a extenderse con el tiempo”, indicó Vladimir Solovyov, ingeniero jefe de cohetes de la corporación Energia.

Uno de los módulos rusos previos, el Zvezda, sufrió una caída de presión por fuga de aire, según denunció la agencia espacial rusa Roscosmos. Otro módulo de investigación, el Nauka, disparó accidentalmente sus propulsores poco después del acoplamiento: aquí se habló de un posible error humano.

Para 2025, la Estación Espacial Internacional cumplirá 27 años, aunque fue diseñada originalmente para durar entre 15 y 30 años. En la ISS trabajan en conjunto las agencias de Estados Unidos (NASA), Rusia (Roscosmos), Japón (JAXA), Europa (ESA) y Canadá (CSA).

Reuters explica que el módulo Zarya es conocido también como el Bloque de Carga Funcional, y forma parte de la zona rusa de la ISS. Fue el primer módulo de la estación lanzado antes del inicio de las operaciones en el 2000: llegó al espacio en 1998.

Durante las primeras etapas del ensamblaje proporcionó almacenamiento, propulsión y energía al resto de la estación.

Rusia espera tener en 2030 su nueva estación espacial

Rusia anunció que trabaja en una nueva estación internacional. Esta se ubicará en la órbita terrestre baja, y será similar a la actual ISS, pero de menor tamaño.

Además existe una propuesta de cooperación futura con la Administración Espacial Nacional de China.

Yuri Borisov, viceprimer ministro ruso, declaraba en abril sobre la intención de irse de la ISS. “No podemos poner en peligro la vida de la tripulación. La situación, que hoy está ligada al envejecimiento de las estructuras y el hierro, podría desencadenar en consecuencias irreversibles e incluso, un desastre”.

“Esto debe prevenirse”, advirtió el funcionario.

Los rusos esperan tener lista su propia estación en 2030. A diferencia de la actual ISS, la rusa no contará con tripulación permanente, ya que su trayectoria orbital expondría a los cosmonautas a una radiación más alta.

Sí tendrán visitas de más corto plazo, no solo de seres humanos, sino de robots e inteligencia artificial.

Tags

Lo Último


Te recomendamos