Videojuegos

Review de Madden NFL 22: el peso de la localía [FW Labs]

Escribo el review de Madden NFL 22 con la felicidad de entender algo que antes me era indiferente, y que con el paso de los años se ha convertido en otro pasatiempo. No entendía cómo el fútbol ameriano podía levantar tantas pasiones si era tan «aburrido» (spoiler: no lo es).

En 2016 visité por primera vez un estadio de fútbol americano, y fue para ver fútbol (o «soccer» como le dicen en Estados Unidos). Mis nociones de este deporte se reducían a lo básico entregado por las transmisiones del Super Bowl.

El lugar era el Lincoln Financial Field, casa de los Eagles de Philadelphia, «El Nido», como se le conoce entre los fans del equipo de verde, y honestamente los elegí por eso. No entendía mucho el deporte, sabía que ellos no eran demasiado buenos y como todos los equipos de la ciudad, estaban en un proceso de «reconstrucción» (pequeño punto aparte en el hecho de que pocos años después ganaron el Super Bowl, fue una locura. Esta escena de «It’s Always Sunny… resume bien la emoción colectiva de la gente. Cualquiera que hubiera dicho que ellos iban a ser campeones iba a ser catalogado como un lunático).

Después empecé a entender más y me encantó. Comprendí que el factor estratégico de este deporte es un espectáculo en sí, y que los actores encargados de llevar a cabo complejos planes de ataque deben ser atletas que están en niveles superlativos. Si a esto le sumamos toda la espectacularidad que rodea a la NFL, el plato está servido para entregarse al entretenimiento.

A posterior, mi primera experiencia con un juego de la saga Madden (entendiendo lo que pasa en la pantalla) fue con la entrega del año pasado, que me encantó, y que después al recibir el parche next-gen, me gustó mucho más.

Entiendo que los que llevan años y años jugando esta franquicia tienen otra opinión. Se sienten un poco abandonados a favor de otros modos (Ultimate Team) y sienten que las cosas no avanzan mucho. Es un fenómeno muy similar al que se da con FIFA, y eso sí que lo entiendo más, fue un videojuego en el que trabajé por varios años y comprendo cómo funciona la industria, no soy ajeno a sus críticas, como tampoco a su apretado desarrollo.

Con Madden NFL 22 sentí que muchas cosas estaban bien, y que otras -definitivamente- necesitaron más trabajo.

Lo nuevo en Madden NFL 22

Lo más importante es la jugabilidad, sin ello no hay juego, no hay nada, y bajo mi opinión está bastante bien lograda dentro de lo que se puede hacer, con animaciones renovadas y un sistema de colisiones que no deja tantos glitchs y bugs como para romper la experiencia. Creo, eso sí, que el motor gráfico utilizado no es el mejor para estos fines (Frostbite) y que tal como pasó con FIFA, un cambio podría estar en el horizonte.

Ahora bien, la fidelidad gráfica dentro del campo de juego es fantástica, fluida y de buen funcionamiento. Si a eso le sumamos iluminación de primera y una atmósfera de pre y post partido a la altura de una transmisión televisivia, se siente bien logrado. Creo, eso sí, que el público podría mejorar. Tal como pasa en otras sagas, siento que los NPC y sus animaciones se repiten mucho, además que los modelos no están demasiado bien logrados.

Ahora, si uno «entra en la ficción», estos detalles son solo minucias. Lo mismo pasa en el modo «Face of the franchise», donde llevas tu jugador de la universidad al draft de la NFL y posterior, con escenas no demasiado bien escritas ni actuadas, un «pecado» que se repite en muchos juegos de deporte al tratar de incorporar una trama. Es funcional para tener un gancho, pero carece de la profundidad necesaria para ser relevante. Aún así es bueno que esté presente.

El juego en sí, además de gráficos mejorados y una jugabilidad que se siente más orgánica en los choques, y que además le saca provecho al control de la PS5 con su parlante y motor háptico, mejora mucho en un aspecto clave: las localías.

No es tan raro ver un equipo dominar en casa y que se desarme fuera de su estadio. El público juega, sobretodo en equipos donde los fanáticos son más pasionales, y trataron de trasladar esto al juego con un sistema donde si logras jugadas bien ejecutadas y/o relevantes, vas llenando una barra con tres niveles, cada uno con una habilidad para perjudicar al contrario.

Por ejemplo, si juegas de visita contra algunos equipos y ellos van bien, tu quarterback juega más «nervioso» y puedes ver mal las líneas de pase, o hasta sentir una suerte de «mareo» traducido en movimientos de cámara. Es algo genial y bien logrado, porque la atmósfera y la presión suben también en lo audible. Da un grado de inmersión que le da una merecida importancia al hecho de estar cerca o lejos de casa.

Esto otro no es nuevo, pero en Madden NFL 22 se continúan teniendo tres modos de juego aparte de la dificultad estándar, que son el modo arcade, el normal y uno más competitivo. Esto me parece clave en atraer más gente a una saga que, si no entiendes lo que pasa, la barrera de entrada es súper alta. Después de un buen tiempo en el primer modo, donde ya terminé por dar palizas constantes a la CPU en cualquier dificultad, pasé al otro de manera mucho más cómoda y se añaden capas de profundidad propias del fútbol americano.

Quizás no es lo que fans antiguos esperan, pero los que somos más nuevos lo vamos a pasar muy bien con este juego.

Tags

Lo Último


Te recomendamos