Ciencia

Día Mundial de los Mosquitos: 4 enfermedades que transmiten estos insectos

Estos animalitos no solo tienen un molesto zumbido, también pueden ser muy peligrosos

Los mosquitos son parte de los insectos: los animales más diversos y abundantes del planeta. 

De entre el millón de especies de insectos que conocemos, los mosquitos contribuyen con varias especies diferentes: hay al menos 3,500 especies reconocidas de ellos.

Todos los mosquitos forman parte de la familia de los culícidos, que son insectos dípteros nematóceros: es decir que tienen dos alas y un par de antenitas delgadas.

Pero además tienen otra característica: las hembras se alimentan de sangre de otros animales. Por esa razón tienen unas piezas bucales que sirven para perforar la piel y succionar.

Aunque la idea en sí misma ya es inquietante, eso no es lo único que nos debería preocupar de estos pequeños insectos-vampiros: con su picadura muchas veces pueden transmitirnos un agente patógeno.

Justamente el 20 de agosto se conmemora el Día Mundial de los Mosquitos, no para rendir homenaje a los insectos, sino a la persona que descubrió por primera vez que estos animales transmiten enfermedades.

En 1897 el médico británico Ronald Ross, que trabajaba en la India, fue el primero en descubrir que los mosquitos hembra eran quienes transmitían la malaria.

Ross pudo descubrir eso diseccionando cuidadosamente los mosquitos y encontrando dentro de ellos los parásitos que causan la malaria.

Cuando un mosquito se alimenta de sangre, en ella pueden venir también todo tipo de microorganismos patógenos. Aunque el mosquito no enferma, puede pasar ese microorganismo a su siguiente “víctima” al picarla. 

Por eso es que se les llama vectores de enfermedades: logran transportar a un agente patógeno de organismo a otro. Y ahora sabemos que son capaces de transmitir no una, sino varias enfermedades.

Malaria

Esta enfermedad, que también se llama paludismo, es causada por parásitos del género Plasmodium.

Sus principales síntomas son fiebre alta, escalofríos y dolor de cabeza. Se considera que es una enfermedad potencialmente mortal, pues los parásitos infectan los glóbulos rojos, la malaria produce anemia, que puede además llevar a una falla multiorgánica.

Los vectores de la malaria son mosquitos del género Anopheles, que habitan en todo el mundo, aunque los casos de malaria son más comunes en regiones tropicales.

Dengue

Esta es una enfermedad causada por un tipo de flavivirus, un género de virus de ARN. Se presentan con síntomas similares a los de la gripe: fiebre, malestar general, dolor de cabeza.

Aunque en general las defensas del organismo pueden contener la infección en unas semanas, hay ciertos casos en que desencadena en un dengue grave, que puede poner en peligro la vida.

Esta infección viral se transmite por la picadura de los mosquitos Aedes aegypti, especie originaria de África, pero que ahora puede encontrarse prácticamente en todo el mundo.

Zika

Como el dengue, es otra enfermedad viral causada por un flavivirus, y transmitida también por mosquitos del género Aedes.

Se llama así, porque su agente patógeno se aisló por primera vez, en 1947 en el bosque de Zika, cerca de la capital de Uganda. 

En ese momento solo se consideraba como una enfermedad que afectaba a los monos Rhesus de la región. Pero pronto pasó a los humanos: el primer caso de Zika registrado fue en una niña nigeriana en 1952. 

Ahora el virus se puede encontrar por todo el mundo, igual que los mosquitos que lo causan. Causa fiebres y malestar general, pero puede causar que los bebés de embarazadas infectadas, nazcan microcefalia o daño cerebral.

Chikunguña

Los mosquitos del género Aedes parecen tener mucho trabajo como vectores virales: también transmiten el alfavirus, que causa esta enfermedad.

Sus síntomas son muy parecidos al dengue y al paludismo, pero además algunas personas pueden desarrollar secuelas, como artritis. 

Aunque no todos los mosquitos funcionan como vectores para enfermedades, si vivimos en un lugar donde sean comunes estos insectos lo mejor es prevenir sus picaduras: cerrando ventanas, usando repelentes y evitando dejar lugares propicios en los que puedan hacer sus criaderos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos