logo
/  /
Espacio 01/07/2021

Una nave rusa podría chocar contra un satélite Starlink y un fragmento de Falcon 9

Peligro inminente.

La nave de carga rusa Progress 78 podría chocar contra un satélite Starlink y un fragmento de Falcon 9 de SpaceX, según anuncia la agencia espacial Roscosmos.

Progress 78 despegó de Kazajistán el martes, y se espera que este viernes pase cerca de los aparatos de SpaceX. El satélite Starlink 1691 estará a 1.5 kilómetros, mientras que el propulsor de Falcon 9 lo hará a 500 metros.

Cerca, muy cerca.

Es de resaltar que tanto el satélite Starlink como el fragmento de Falcon 9 son basura espacial, desechos que se encuentran a la deriva en la galaxia.

La nave Progress 78, lanzada este martes, pasará cerca de desecho de Starlink y Falcon 9

La nave espacial se acoplará con la Estación Espacial Internacional para la noche de este viernes, de acuerdo con los cálculos de los rusos.

“Permanecemos bajo control, vigilando la situación”, señala Roscosmos en su comunicado.

De acuerdo con el Daily Mail, la alerta de colisión se activó cuando el Centro Principal de Información y Análisis Roscosmos detectó la aproximación.

¿Qué contiene la nave espacial rusa Progress 78?

  • Casi 800 kilogramos de repuestos.
  • Más de 400 litros de agua.
  • Unos 400 kilos de propulsor.
  • Casi 40 kilogramos de nitrógeno.

Todo este material está destinado al lanzamiento del laboratorio Nauka, para el 15 de julio. Este módulo ampliará el segmento ruso de la Estación Espacial Internacional, explica el Daily Mail.

SpaceX, empresa de Elon Musk, no emitió comentarios sobre la situación con el Progress 78.

Los desechos de Starlink, Falcon 9 y otros, un problema que se sigue expandiendo

El problema del desecho espacial parece no tener fin.

A principios de este año, durante la Conferencia Espacial Europea, Ekaterini Kavvada, directora general de Industria de Defensa y Espacio de la Comisión Europea, lo calificó de “una isla de plástico a la deriva”. “No es una amenaza teórica, es una realidad”, resaltó.

“La circulación de desechos espaciales se ha convertido en la nueva isla de plástico a la deriva –si tuviera que hacer la comparación– que supone una amenaza inminente para la seguridad de todo el tráfico y la sostenibilidad espacial”, afirmó.

Según Kavvada, desde enero de 2019 ha habido más de 5.000 satélites en el espacio, pero solo 2.000 siguen activos. ¿Y el resto? Desecho espacial.

“Esperemos –y por eso cruzamos los dedos todos los días–“, señaló, “que esos satélites puedan desorbitarse y quemarse en su mayoría en la atmósfera, cuando termine su vida útil”.

Con Kavvada coincidió Rolf Densing, director de operaciones de la Agencia Espacial Europea.

“Estamos viviendo en una época en la que se están construyendo las mega constelaciones, y la población de objetos en órbita a nuestro alrededor está creciendo por miles cada año. Así que, a estas alturas, tenemos unos 1.000 satélites Starlink en órbita”.

“A finales de la década, hablaremos de decenas de miles de satélites que están en la órbita que nos rodea”, dijo.