logo
 /
Estudios 20/07/2021

Estudio encuentra que las nubes serían responsables del aumento del efecto invernadero

Las nubes tendrían influencia sobre el ingreso de la radiación solar y esto combinado con las cantidades de CO2, aumentan el calentamiento global.

La emisión de gases del efecto invernadero, que causan el temido, pero ignorado calentamiento global puede duplicar las temperaturas para finales de siglo. Todo lo contrario al objetivo del apartado climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), quienes tienen en su agenda reducir este fenómeno por el bien del planeta. Y aunque el mayor culpable de este fenómeno es el ser humano con su accionar sobre el mundo, un reciente estudio encuentra que las nubes amplifican el aumento de las temperaturas.

La autoría de este revelador estudio es obra de científicos del Imperial College de Londres. Realizaron una investigación de predicción de la nubosidad en el mundo y encontraron que viene cambiando en los últimos años. Entonces, según reseña Daily Mail, evita que se refleje la radiación solar y así aumenta la emisión de efecto invernadero.

Explican los científicos a cargo de esta predicción que la responsabilidad de las nubes tiene varias implicaciones que hay que considerar. Las observaciones satelitales vincularon la humedad y las condiciones del viento. Dentro de esto último, también toman en cuenta la cantidad de CO2 en la calidad del aire.

En la era preindustrial los niveles de CO2 alcanzaban un aproximado de 280 partes por millón (ppm), explica el portal citado. Mientras que en la actualidad la cifra se ubica en unos 420 ppm. Y lejos de reducir esta alarmante cantidad, se estima que este número se podría duplicar para mediados de siglo, es decir dentro de menos de 30 años.

El clima y la temperatura

La ONU tiene en su agenda reducir la media mundial de temperatura para el año 2100. el objetivo del organismo internacional busca que la Tierra se caliente menos de 2ºC para finales de siglo. Sin embargo, con la reciente medición del Imperial College de Londres, esto difícilmente suceda. Incluso pasaría todo lo contrario ya que las temperaturas aumentarían 3ºC o 4ºC.

Todos estos datos se basan en la participación de las nubes en el reflejo de la radiación solar. Hay un 97 por ciento de posibilidades de que gracias a este fenómeno aumente el calentamiento global y asimismo se impulse el efecto invernadero.

¿Cuáles son las consecuencias de esto? Lo mismo que vienen advirtiendo las organizaciones ambientales desde hace décadas: inundaciones, olas de calor más constantes, más incendios y fenómenos naturales muchísimo más extremos.

¿Qué tienen que ver las nubes?

Está claro que las nubes reflejando la radiación es la clave de este estudio. Pero qué tienen que ver ahora, que las diferencia de las nubes de 1850, por ejemplo. Los científicos explican un comportamiento de las nubes según su unicación y altura en el cielo terrestre.

En concreto, indican que la carga de CO2 en cierta forma influye sobre la altura. Entonces, mientras más niveles de dióxido de carbono, más alta se ubican y el reflejo de la radiación tiene una invitación más agradable hacia la superficie terrestre.

Detalla Daily Mail, basándose en el estudio: “las nubes bajas tienden a tener un efecto de enfriamiento, ya que impiden que el sol llegue al suelo, pero las nubes altas tienen un efecto de calentamiento ya que dejan pasar la energía solar y la reflejan de regreso a la Tierra. Esta energía puede quedar atrapada por las nubes, potenciando el efecto invernadero”.