logo
 /
Estudios 07/07/2021

Calidad del aire podría influir en periodos de menstruación más dolorosos en las mujeres

Los investigadores estudiaron los datos de periodos de menstruación de más de 295 mil mujeres.

Hay que sumar otro efecto negativo que se genera de la contaminación en el aire. Las mujeres que se exponen a niveles más altos de smog, tienen 33 veces más posibilidades de sufrir periodos de menstruación más dolorosos, que las que viven en ambientes menos contaminados.

Según lo reseña Daily Mail, el estudio fue realizado por científicos del Hospital de la Universidad Médica de China, en Taiwán. Y sus datos demuestran lo que expresan en el título de su artículo. La exposición prolongada de las mujeres a los contaminantes del aire, impulsa exponencialmente el riesgo de dismenorrea.

Entonces, se entiende por dismenorrea la aparición de calambres frecuentes, graves y dolorosos en las mujeres. Por lo tanto, además de cáncer en los pulmones, enfermedades del corazón y estrés, ahora hay que sumarle una nueva víctima a la contaminación del aire. Y ojo que eso es solo en los humanos, los daños que esto trae a nuestros ecosistemas y medio ambiente también se tienen que destacar.

Los datos del estudio de la menstruación

El estudio dice que las mujeres que viven en regiones con niveles más altos de contaminación, tienen 33 veces más riesgos de sufrir de menstruación dolorosa. Obviamente en la investigación incluyeron a las mujeres que viven en las zonas con menores niveles de smog en el aire.

“Todavía no conocemos el mecanismo subyacente, pero el estrés emocional en las mujeres expuestas a contaminantes del aire o niveles promedio más altos de prostaglandinas similares a las hormonas en su cuerpo, podría ser parte de la respuesta”, dijo profesor Chung Y. Hsu, uno de los autores de la investigación.

Y estudian la dismenorrea ya que según los expertos es el trastorno ginecológico más común en las mujeres en la etapa del periodo. La condición puede generarse por “desequilibrios hormonales o puede estar relacionada con otras afecciones ginecológicas subyacentes, como endometriosis, fibromas o enfermedad inflamatoria pélvica”, publicó Daily Mail.

Sin embargo, el porcentaje de mujeres que lo sufren es muy variante. Tal y como lo detalla el Instituto Nacional para la Excelencia en la Salud y la Atención (NICE), “la dismenorrea es común. Las tasas de prevalencia varían ampliamente en la bibliografía y oscilan entre el 16% y el 91% en mujeres en edad reproductiva”.

Entonces, debido a que no tiene un cura conocida, conocer lo que la causa realmente ayuda a que se desarrolle un método para frenarla. Y evitar la contaminación en el aire, podría ser un leve avance.

Los datos del estudio

El análisis se hizo sobre unas 296.078 mujeres de entre 16 y 55 años en Taiwán sin antecedentes de dismenorrea antes de 2000. Además, se estudió el nivel de los siguientes componentes en el aire de las regiones: óxido de nitrógeno, óxido nítrico, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono y PM2.5.

Entonces notaron que en las mujeres que vivían en el 25 por ciento de las zonas de mayor exposición a las altas contaminaciones, tenían de 16,7 a 33,1 veces más probabilidades de menstruación dolorosa, que las mujeres en el 25 por ciento de las áreas con la menor exposición.

“Las investigaciones ya han demostrado que las mujeres que fuman o beben alcohol durante sus períodos, o que tienen sobrepeso o tienen su primer período muy jóvenes, corren un mayor riesgo de dismenorrea. Pero aquí demostramos por primera vez otro factor de riesgo importante para el desarrollo de dismenorrea: la calidad del aire, en particular la exposición prolongada a la contaminación”, dijo el profesor Chung Y. Hsu.