logo
 /
Ciencia 14/07/2021

Espacio: por qué la fosfina de Venus es una señal geológica y no biológica

La presencia de este compuesto inorgánico en la atmósfera de ese planeta podría ser de origen abiótico

La fosfina es un compuesto inorgánico, cuya molécula está formada por un átomo de fósforo, rodeado por tres átomos de hidrógeno.

Aunque es un compuesto inorgánico, en la Tierra se encuentra en pequeña proporción en la atmósfera baja, pues forma parte del ciclo bioquímico del fósforo: relacionado con la recirculación de material de origen biológico en la biósfera.

En 2020, un grupo de astrónomos anunció que había detectado fosfina en la atmósfera de Venus, a partir de observaciones hechas con el telescopio James Clerk Maxwell, en Hawaii y el telescopio ALMA, en Chile.

Esa noticia causó casi tanto entusiasmo, como escepticismo: ¿sería realmente posible que eso fuera una señal de que hay algún tipo de vida en Venus?

Fosfina fantasma

Sin embargo, poco después, una revisión de las señales obtenidas, indicó que la conclusión de que había fosfina en la atmósfera de Venus, era en realidad era un error de interpretación.

Así por un rato se desvaneció la fantástica idea de que en Venus existiera alguna forma de vida que estuviera dejando rastros de fósforo en la atmósfera, como pasa en la Tierra.

Pero en realidad la revisión de los datos obtenidos por el telescopio ALMA sigue en revisión y no se ha descartado por completo el hecho de que pudiera existir fosfina en las nubes venusianas.

Mientras la fosfina aparece y desaparece del panorama espacial, varios científicos se han dado a la tarea de pensar qué otro origen podría tener este compuesto.

¿Vida en Venus?

Para los astrobiólogos, la fosfina es un compuesto que se reconoce como una biofirma.

Una biofirma, es un compuesto que se asocia a procesos biológicos y por lo tanto es indicación de vida.

Hasta ahora, a la fosfina se le considera una biofirma, porque no se tienen evidencias de procesos abióticos, en los que pueda formarse.

Así, el anuncio de la existencia de fosfina en la atmósfera de Venus, causó un gran entusiasmo entre los astrobiólogos.

Sin embargo, los geólogos se han dado a la tarea de revisar otros caminos posibles que podrían hacer que hubiera fosfina en una atmósfera.

Geología venusiana

Recientemente dos científicos de la Universidad de Cornell, han propuesto una alternativa geológica para la formación de la fosfina. 

El artículo, que se publicó en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, PNAS, explora la posibilidad de que la fosfina de Venus, tenga origen volcánico.

Uno de los autores del trabajo Jonathan Lunine, deja claro que esta asociación fosfina-vida no es definitiva: 

“La vía específica de producción biológica de fosfina sigue siendo incierta y no se conoce ninguna ruta metabólica directa”.

Lunine, y su coautor Troung, proponen que los volcanes de Venus arrojan a la atmósfera fosfuros, un tipo de compuestos de fósforo. Estos, una vez en la atmósfera reaccionan con las nubes de ácido sulfúrico y producen fosfina.

Por lo que Lunine agrega que la presencia de fosfina no está relacionada con la biología, sino que:

“Nos está hablando de la geología. La ciencia apunta a un planeta que tiene un vulcanismo explosivo activo hoy o en un pasado muy reciente”.

Esto sigue siendo un descubrimiento muy interesante: reconocer la actividad geológica de otros planetas nos dará pistas para identificar qué tan parecidos son a la Tierra. Y a la larga nos puede ayudar a encontrar vida en algún rincón del Universo.