logo
 /
Estudios 28/06/2021

Coronavirus: vacunas de Pfizer y Moderna podrían inmunizar “por varios años”

Aumentan las esperanzas frente a la lucha contra el coronavirus.

Un grupo de investigadores determinó que las vacunas de Pfizer – BioNTech y Moderna podrían inmunizar durante “varios años”, una novedad que aumenta las esperanzas frente al coronavirus.

El artículo, publicado en Nature, señala que las vacunas de ARNm Sars-CoV-2 inducen respuestas persistentes de los centros germinales humanos. Esto es lo que extiende la inmunización.

Es apenas la primera etapa de una investigación, pero con resultados prometedores. El estudio no consideró la vacuna hecha por Johnson & Johnson, pero considera que su inmunidad podría ser menos duradera que la producida por las vacunas de ARNm.

¿Cómo se realizaron los exámenes?

Apunta el New York Times que los investigadores analizaron las muestras de 41 personas, ocho de ellas con antecedentes de coronavirus. Estas personas recibieron las dos dosis de Pfizer.

De este grupo, se extrajo a 14 muestras de los ganglios linfáticos en varias oportunidades, de 3 a 15 semanas después de la primera dosis. En esta última etapa, el centro germinal seguía muy activo: quiere decir que el número de células de memoria que reconocían el coronavirus no disminuyó.

Vacunas Pfizer

“Es una muy buena señal de lo duradera que es la inmunidad de la vacuna”, apuntó Ali Ellebedy, inmunólogo de la Universidad de Washington en San Luis, en sus declaraciones al New York Times. “El hecho es que las reacciones continuaron por casi cuatro meses después de la vacunación”.

Marion Pepper, inmunóloga de la Universidad de Washington en Seattle, expresó: “Todo el mundo siempre se enfoca en lo que envuelve al virus, mostrando que las células B están haciendo lo mismo. Y es lo que protegerá contra la evolución del virus, lo que es muy favorecedor”.

La diferencia entre las vacunas Pfizer y Moderna y el resto

La clave está en el tipo de vacuna. Las de Pfizer – BioNTech y Moderna son hechas de ARNm, Ácido Ribonucleico mensajero, que enseñan a nuestras células a producir una proteína, o incluso una porción de ella.

Esta proteína desencadena una respuesta inmunitaria en nuestro organismo, según explica el protocolo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos.

“Nuestro sistema inmunitario reconoce que la proteína es un cuerpo extraño y comienza a generar una respuesta inmunitaria y producir anticuerpos”, apuntan los CDC, “como sucede cuando se produce una infección natural contra el COVID-19”.

“Al final del proceso, nuestros organismos habrán aprendido a protegerse contra futuras infecciones”.

De acuerdo con los CDC, “el beneficio de las vacunas de ARNm, como el de todas las vacunas, es que las personas que se la aplican tienen protección sin correr el riesgo de sufrir consecuencias graves de contraer el COVID-19”.

Las Johnson y Johnson, como las de AstraZeneca, Cansino y el Instituto Gamaleya, están hechas con el vector viral. “Los científicos han logrado inactivar un virus de resfrío humano llamado Ad26 (adenovirus 26). Por ello, el virus no puede replicarse dentro de la persona ni causar enfermedad”, apunta la CNN.

Balance del coronavirus en el mundo

Hasta este lunes, 28 de junio, han fallecido en todo el mundo 3.9 millones de personas debido al coronavirus, producto de 181.2 millones de casos. Estados Unidos es el país más afectado por la enfermedad, con 603 mil muertes. Le sigue Brasil, con 513 mil fallecimientos, y la India, con 396 mil.