logo
 /
Espacio 22/06/2021

Con datos del ALMA de Chile, científicos detectan la tormenta de agujeros negros más temprana registrada

El evento supermasivo habría ocurrido hace más de 13 mil millones de años.

Si los científicos siguen encontrando millones de misterios dentro de nuestro sistema solar, imaginen todo lo que se debe esconder a millones de años luz. Es cierto que apenas somos una gota de toda la extensión de la existencia. Sin embargo, todo lo que ocurre en las regiones tempranas tiene cierta repercusión en nuestro pasado, presente y futuro. Es por esto que detectar una tormenta de agujeros negros, la más lejana o temprana hasta ahora, resulta realmente sorprendente.

Los agujeros negros son, en teoría, el resultado de la explosión de una estrella masiva (Sol) que es entre 30 y 70 veces más grandes que nuestro astro rey. En ese momento se convierten en supernova, una vez que implosionan. No obstante, de los agujeros que los científicos detectaron la tormenta, no son de estos sino de unos que son muchísimo más grandes que los comunes.

Se trata de los agujeros negros supermasivos. Estos fenómenos tienen miles de millones de masas solares y se encuentran en el centro de muchas galaxias agrupadas, incluyendo nuestra Vía Láctea, según lo reseña una explicación del portal del Daily Mirror.

En concreto, dicen que un agujero negro detectado de más de 13 mil millones de años luz impulsa esta tormenta titánica. Específicamente detallan que arroja vientos que viajan a 1.7 millones de kilómetros por hora. Para lograr estas mediciones utilizaron el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array, mejor conocido como el ALMA, ubicado en Chile.

Con estas mediciones, también explican que detallaron que los vientos son impulsados por el agujero negro, unos 800 millones de años después del Big Bang, hasta ahora la más lejana o temprana conocida.

Las tormentas y las galaxias

Según lo relata el portal citado, obtener estos datos del ALMA de Chile es una señal que entrega información de que los agujeros negros, los supermasivos en el centro de las galaxias, tienen una incidencia marcada en el crecimiento de las nebulosas del universo temprano. Dicha afirmación la atribuyen a los astrónomos del Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ).

Es primera vez que detectan este tipo de tormentas en agujeros negros supermasivos. Hicieron un cálculo del tamaño de este en específico y dijeron que es aproximadamente proporcional a la masa de la región central o abultamiento de la galaxia que habita.

“A primera vista, esto puede parecer obvio, pero en realidad es muy extraño. Basándose en esta relación proporcional entre las masas de dos objetos que son tan diferentes en tamaño, los astrónomos creen que las galaxias y los agujeros negros crecieron y evolucionaron juntos a través de algún tipo de interacción física“, detallaron los científicos en su informe. Los tamaños de las galaxias y los agujeros negros detectados difieren en 10 órdenes de magnitud, con galaxias significativamente más grandes, añadieron.

El misterio del origen de la tormenta

De igual forma, aunque hay muchos datos que ayudan a que los científicos emitan diferentes teorías sobre este proceso, hay dudas sobre qué los origina. También se preguntan ¿Y antes… qué ocurrió?

“La pregunta es ¿cuándo surgieron los vientos galácticos en el Universo?” cuestiona Takuma Izumi, autor principal del artículo de investigación, según la misma reseña del Daily Mail.

“Esta es una pregunta importante porque está relacionada con un problema importante de la astronomía: ¿cómo coevolucionaron las galaxias y los agujeros negros supermasivos?”, sostienen.

Entonces, comienzan a contestarse ciertas interrogantes, pues con otras observaciones detallan que encontraron alrededor de 100 galaxias compuestas de agujeros negros de más de 13 mil millones de años luz de extensión. Entonces, con el ALMA y su alta sensibilidad analizan la incidencia del gas sobre estas anfitrionas de agujeros negros.