logo
 /
Estudios 02/06/2021

Estudio encuentra que el T-Rex adolescente era capaz de perforar los huesos de su víctima de una sola mordida

Analizaron las mandíbulas y dientes, y encontraron que el tiranosaurio, cuando estaba joven, mordía igual que un cocodrilo.

La cultura popular conoce, gracias a la ciencia, que el Tiranosaurio Rex fue uno de los dinosaurios más temibles que habitó la Tierra. Siglos de estudios por parte de paleontólogos han logrado armar piezas de como lucía este enorme animal, esto hace que se conozcan datos impresionantes de la prehistoria. Además, por lo componentes que encuentran en las piezas desenterradas, son capaces de saber como era su dieta.

Pero el hecho de que ya no existan ejemplares en nuestro planeta siempre va a dejar la puerta a nuevos descubrimientos. Aunque se crea que ya todo está dicho sobre estos extintos animales, quizás haya un nuevo secreto escondido. Por lo tanto, este solo puede ser revelado a través de nuevas investigaciones. Y precisamente eso hicieron científicos de la Universidad de California, en Berkeley.

Estos investigadores detallaron que un Tiranosaurio Rex, en su plena juventud, es decir, aproximadamente a los 13 años, tenía una mordida mucho más poderosa de lo que se pensaba. Detallan que una mordida de este animal era capaz de atravesar los huesos. Según el estudio, que cita el portal Daily Mail, lograban esta impresionante fuerza aún cuando no le habían salido los dientes de adultos. Asimismo, para hacer comprender la magnitud de su fuerza al morder, dicen que su presión es similar a la de un cocodrilo adulto.

Los newtons del Tiranosaurio

Según lo expresan los investigadores, el estudio midió los newtons que alcanza la presión de la mordida de un Tiranosaurio. “Un newton es la cantidad de fuerza aplicada durante un segundo a una masa de un kilogramo para que esta adquiera la velocidad de un metro por segundo”, explican los motores de búsqueda tradicionales.

Entonces, para que nos empecemos a hacer una idea, un humano es capaz de morder a unos 300 newtons. Mientras que, los T-Rex adolescentes alcanzaban 5.641 newtons, algo comparable con los cocodrilos o un poco más fuerte que lo que puede morder una hiena, explica el portal británico.

Hay que tener en consideración que durante este periodo, el joven y rebelde T-Rex apenas desarrollaba técnicas de mordida . Mientras que los mayores ya eran todos unos depredadores.

Y si en la comparación realizada les parecía demasiado los 5.641 newtons, queda claro que no había que meterse, por nada del mundo, con el tiranosaurio adulto. Este era capaz de ejercer unos 35.00 newtons, aproximadamente.

Reconstrucción

Para poder llegar a estas cifras finales, los investigadores de la casa de estudios mencionada, hicieron una reconstrucción de los músculos de la mandíbula de un joven Tiranosaurio Rex. Conocer este dato ayuda a que los paleontólogos sean capaces de comprender el ecosistema en el qué vivía. También se podía conocer su tipo de presa favorita.

“Si tiene hasta casi 6.000 newtons de fuerza de mordida, eso los coloca en una categoría de peso ligeramente diferente. Al refinar realmente nuestras estimaciones de la fuerza de mordedura de los jóvenes, podemos ubicarlos de manera más sucinta en una parte de la red trófica y pensar en cómo pueden haber desempeñado el papel de un tipo de depredador diferente al de sus padres adultos más grandes”, explicó Jack Tseng, profesor asistente de biología integrativa, en la casa de estudios norteamericana.